Quién es Eduardo Bolsonaro, el amante de las armas que critica a la Argentina

Eduardo Bolsonaro es fanático de las armas y, como su padre, no gusta de los movimientos de izquierda ni de los derechos LGBTIQ
Eduardo Bolsonaro es fanático de las armas y, como su padre, no gusta de los movimientos de izquierda ni de los derechos LGBTIQ Crédito: Instagram
(0)
30 de octubre de 2019  • 18:38

La relación entre la Argentina y Brasil atraviesa uno de sus momentos más delicados desde el domingo pasado, cuando la dupla Alberto Fernández y Cristina Kirchner se impuso en la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, quien ya había dicho que la fórmula del Frente de Todos "puede poner en riesgo a todo el Mercosur", se negó a felicitar a quien será su par argentino a partir del 10 de diciembre y dijo que el paquete económico del mandatario electo "es una receta que ya conocemos, ya que fue adoptada en parte en Brasil en el pasado, y no puede funcionar".

Las críticas de Bolsonaro hicieron eco en su propio entorno, principalmente en la figura de Eduardo, su tercer hijo, que se desempeña como diputado federal del estado de San Pablo y funcionario de la policía. Este abogado de 35 años recibido de la Universidad Federal de Río de Janeiro y fanático de las armas comparte con su padre el odio por el comunismo y su defensa de la familia "tradicional" que reniega de los derechos conquistados por la comunidad LGBTIQ de su país.

"Para quienes reclaman que el dólar está a cuatro reales en Brasil, ¡imaginen lo que pasa en la Argentina, donde está casi a 60 pesos!", escribió Eduardo en la mañana del 28 de octubre en su cuenta de Twitter, en la que alardea que fue el diputado federal más votado en la historia de Brasil, con más de 1,8 millones de sufragios obtenidos en las elecciones de 2015.

Más tarde ese mismo día, volvió a cargar contra Fernández y quienes apoyaron su postulación. "Esos tipos del PT que no entendés cómo no están en prisión fueron a Argentina para celebrar la elección del nuevo presidente allí. Además de ellos, Evo Morales y [Nicolás] Maduro también están celebrando. El [presidente] electo pidió la libertad de Lula [Da Silva]. ¿Ya saben cómo termina la Argentina, no?", preguntó Eduardo, que en 2014 votó por la destitución de Dilma Rousseff.

El martes se metió directamente con Estanislao Fernández, el hijo de Alberto, un diseñador gráfico que también trabaja como transformista y cosplayer profesional. Compartió en Twitter un posteo donde aparece contrastada una foto de Fernández disfrazado como Pikachu, el personaje de Pokémon, con una suya portando un rifle de gran calibre. "Nota: esto no es un meme", escribió. La imagen es una de tantas. En septiembre, cuando su padre fue operado de una hernia abdominal, se fotografió con él en el hospital con una pistola en la cintura.

A pesar de su reciente interés por la política argentina, los problemas que atraviesa Brasil prometen capturar su atención. La semana pasada debió declinar el cargo de embajador brasileño en Estados Unidos para liderar en la cámara baja al oficialista Partido Social Liberal, salpicado por intrigas y enfrentamientos internos. Y en las últimas horas estalló en sus redes por un informe de la cadena televisiva Globo que vinculó a su padre con la investigación del asesinato de la concejal izquierdista Marielle Franco, que tuvo lugar el año pasado en Río.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.