srcset

Minería

San Juancito: las huellas de la minería en el bosque de Honduras, 70 años después

(0)
17 de febrero de 2020  • 10:40

Más de sesenta años después de que la empresa estadounidense Rosario acabara la explotación de los ricos yacimientos de oro y plata en Honduras, la tierra se recupera lentamente en la exuberante reserva forestal de La Tigra Foto: Orlando Sierra - Fuente: AFP

Ubicada 15 km al este de Tegucigalpa, La Tigra, la primera zona del país declarada reserva forestal protegida en 1980, fue sometida a una severa degradación entre los años 1880 y 1954 por la minera The New York and Rosario Mining Company Foto: Orlando Sierra - Fuente: AFP

La explotación se extendió a una distancia de solo 40 km del extremo este de la reserva de 24.000 hectáreas pobladas de pinos, robles, encinos y liquidambar; hogar de tigrillos, pumas, guatusas, venados, monos, quetzales, gavilanes, tucanes y reptiles como boas y tamagases. Foto: Orlando Sierra - Fuente: AFP

Décadas después del cierre, los derrumbes en las bocaminas de acceso al laberinto de túneles, que se abren entre rocas perforadas con barrenos y dinamitas, reflejan que la tierra busca sanar las heridas pero, de acuerdo con científicos, perdura la contaminación de las aguas por materiales pesados. Foto: Orlando Sierra - Fuente: AFP

El consulado de EE.UU. es unos de los edificios de esa época que aún sigue en pie por ser de ladrillos Foto: Orlando Sierra - Fuente: AFP

Rosario Mining Company, de propiedad estadounidense, operó depósitos de oro y plata entre 1880 y 1954. La compañía extrajo 6.5 millones de toneladas de mineral. Foto: Orlando Sierra - Fuente: AFP

Viejos artefactos usados por los mineros pueden encontrare en los alrededores de San Juancito. Foto: Orlando Sierra - Fuente: AFP

Se construyeron un campamento para los ejecutivos, una escuela, canchas de tenis y boliche, una piscina y los edificios de un hospital y del consulado de Estados Unidos, el primero en Honduras, más las residencias de madera de los trabajadores colgando en las laderas de la montaña. Foto: Orlando Sierra - Fuente: AFP

Las bocaminas se han adaptado al entorno natural, se han convertido en atractivos turísticos, pero las aguas siguen contaminadas. Foto: Orlando Sierra - Fuente: AFP

Las aguas tardarán de 200 a 300 años para liberarse de sustancias nocivas y en algunas zonas aún no crece ni la maleza, la recuperación del ambiente de los daños de la minería es lenta y a largo plazo. Foto: Orlando Sierra - Fuente: AFP

Hacia 1880, los hermanos estadounidenses Washington y Louis Valentine formaron una empresa con el entonces presidente de Honduras, Marco Aurelio Soto, y el general Enrique Gutiérrez, que, según Espinal, dio origen al "enclave minero". Foto: Orlando Sierra - Fuente: AFP

El hondureño Marco Seaman vive en San Juancito, cuenta que unos 15.000 hombres trabajaron en la apertura y explotación del laberinto de túneles verticales y horizontales que penetran en las entrañas de la tierra a través de tres bocaminas. Foto: Orlando Sierra - Fuente: AFP

En la zona se instalaron dos trenes eléctricos sobre rieles y tres plantas eléctricas, pusieron miles de metros de tuberías de agua, una planta para proceso de cianuro, así como talleres mecánicos, eléctricos y de carpintería. Foto: Orlando Sierra - Fuente: AFP

Aparte de los daños ecológicos, lo que queda en San Juancito es un pueblo fantasma de apenas 1.500 habitantes. Foto: Orlando Sierra - Fuente: AFP

Fotos: Orlando Sierra / AFP

Edición fotográfica: Fernanda Corbani

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.