Se quebró el pulgar y por un error se lo reemplazaron por el dedo gordo del pie

Britney Thomas fue intervenida tras la fractura y la situación se complicó por una falla de los médicos
Britney Thomas fue intervenida tras la fractura y la situación se complicó por una falla de los médicos Crédito: Captura ABC
(0)
12 de septiembre de 2019  • 17:49

Britney Thomas, una australiana de 17 años, se fracturó el dedo pulgar de su mano izquierda mientras disputaba un partido de cricket en abril de 2018. Los médicos le dijeron que, tras una cirugía simple, y una pronta rehabilitación con yeso, la joven volvería a practicar su deporte favorito. Pero algo falló.

Britney fue intervenida en el Hospital Regional de Latrobe, un centro médico próximo a Melbourne y enviada de vuelta a su casa, con un yeso que era parte de su recuperación. Pero a los seis días, doblada de dolor, la muchacha regresó al centro asistencial para que le revisaran el dedo. Al sacarle el yeso, el doctor descubrió horrorizado que, a causa de un error en la operación, el pulgar estaba necrosado y la zona cercana a dicho dedo, a punto de gangrenarse.

La única solución sería amputarle el pulgar y reemplazarlo con el dedo gordo del pie.

Cuando Britney Thomas volvió al hospital, tenía el pulgar necrosado
Cuando Britney Thomas volvió al hospital, tenía el pulgar necrosado Crédito: Captura ABC

El error médico que afectó la extremidad de Britney fue informado esta semana por primera vez en una investigación realizada por el programa Four Corners, de la Australian Broadcasting Corporation (ABC) sobre problemas de hospitales regionales en Australia.

En ella se describe lo ocurrido en la operación del pulgar de la joven: se habían olvidado un torniquete elástico en la zona intervenida. Por ello, cuando Britney regresó al centro médico, transida de dolor, tenía el pulgar hinchado y con un hematoso color púrpura muy oscuro.

"El pulgar estaba muerto"

Como dicen en el documental de ABC los médicos consultdos, "el pulgar estaba muerto". Los galenos aplicaron primero sanguijuelas para que la sangre regresara al tejido necrosado y luego lo cosieron a la ingle para que recupere el flujo sanguíneo y la respuesta nerviosa. Nada funcionó.

Finalmente, el cirujano fue por una solución drástica: amputó el pulgar de la joven, le cortó el dedo gordo del pie y se lo puso donde antes estaba el dedo de la mano. "La gente me pregunta: 'Oh, ¿por qué tu pulgar se ve tan raro?' Porque no es mi pulgar, es mi dedo del pie ", contó la joven, con un tono resignado, a los realizadores del documental.

La joven tiene ahora serias dificultades para jugar al cricket
La joven tiene ahora serias dificultades para jugar al cricket Crédito: Captura ABC

Para concluir con los reemplazos provocados por el error quirúrgico inicial, el dedo gordo del pie fue reemplazado por un pedazo de hueso de cadera.

Como es de imaginar, el pulgar de la joven ya no es el que era. Su uso quedó severamente limitado. "No puedo agarrar más el bate", dijo Britney a la ABC. Su dedo del pie, en tanto, no se puede doblar tampoco por carecer de articulación de nudillo.

Además, la adolescente perdió tantos días de clase a causa de este problema que tuvo que abandonar el año escolar y sufre porque no le han cumplido la promesa médica inicial de que, en poco tiempo, volvería a disfrutar jugando a su amado cricket.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.