Tras los atentados en Barcelona, Lisboa colocó "barreras anti terroristas"