Charlene intentó fugarse tres veces antes del casamiento

La flamante princesa de Mónaco quiso huir a Sudáfrica, su país natal; funcionarios le confiscaron su pasaporte
(0)
5 de julio de 2011  

Charlene Wittstock
Charlene Wittstock Fuente: Reuters

MONACO (AP).- En momentos en que Mónaco busca revivir sus días de gloria tras el casamiento real del príncipe Alberto II y la flamante princesa Charlene , la prensa francesa no parece dispuesta a dar tregua y continúa divulgando rumores que hablan de una crisis de pareja.

Pocas horas después de la fastuosa ceremonia religiosa del sábado, a la que asistieron todo tipo de celebridades, el diario Le Journal Dimanche reveló que la ex nadadora sudafricana habría intentado huir a Sudáfrica en tres oportunidades, y no sólo una vez, como se dijo la semana pasada.

Según el periódico, el primer intento de fuga de la princesa de Mónaco habría ocurrido en mayo, cuando Charlene viajó a París para probarse su vestido de Armani e intentó buscar refugio en la embajada sudafricana. A fines de ese mismo mes, la princesa habría intentado escapar en una segunda oportunidad de Mónaco durante la carrera de Fórmula 1.

Video

Y finalmente, la semana pasada, habría intentado regresar a Sudáfrica vía Niza, en cuyo aeropuerto altos funcionarios de Mónaco le habrían confiscado el pasaporte y la habrían convencido de que no cancelara la boda.

Aparentemente, los problemas de la pareja derivarían de las supuestas infidelidades y paternidades del príncipe Alberto, que además de los dos hijos ilegítimos reconocidos en el pasado tendría otros dos hijos más. Por esta razón, Le Journal Dimanche sostuvo que los recién casados habrían llegado a un acuerdo antes de dar el sí en el altar, que incluiría el compromiso del príncipe de realizarse exámenes de ADN por reclamos de paternidad.

Si querés leer más sobre la boda, no te pierdas: los detalles del vestido , el look de los invitados y la historia de la familia Grimaldi.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.