Un partido satírico alemán con propuestas insólitas logró lo impensado: una banca