Un poblado rural contra la corrupción tóxica de Kenia