Un rayo quebró un dedo de la estatua del Cristo Redentor en Río de Janeiro