Opinión. Unas bravuconadas que ofenden tanto a aliados como a enemigos