Vivían en el mismo orfanato, las adoptaron por separado y se reencontraron 17 años después

Crédito: @saracourdless
(0)
29 de marzo de 2019  • 10:23

"Tengo que intentar esto. Necesito encontrar a la niña que sale a mi derecha en la foto (yo soy la del carrito). Ahora debe tener 21-23 años. No sé su nombre y ésta es la única foto que tengo. Si te reconoces en la foto, por favor, háblame. RT para difundir. Abajo explico quién es".

El lunes 25 de marzo a la madrugada, desde su casa en Madrid , España, Sara Danyaotuiteó ese mensaje. Explicó, en otros nueve tuits, por qué buscaba a esa persona. Las habían adoptado al mismo tiempo cuando estaban en el mismo orfanato en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, China , en mayo de 2001. Y nunca más habían vuelto a verse.

La búsqueda de Sara se viralizó en redes sociales y le hicieron entrevistas y notas en medios de todo el mundo. Su padre, conmovido ante la situación, buscó en su archivo y dio con el número de teléfono fijo de la familia que había adoptado a esa otra niña, según publicó Verne, del diario El País.

Sara y Alejandra se reencontraron anteayer en la capital española después de casi 18 años.

"A esta niña la adoptaron a la vez que a mí. Compartíamos orfanato. Por lo que me contaron mis padres, esta niña, durante el proceso de adopción, por alguna razón, nunca se separaba de mí", había explicado Sara en la madrugada del lunes.

"La traductora que acompañaba a mis padres habló con ella y les explicó que esta niña cuidaba de mí en el orfanato. Al yo tener 11 meses y ella 5 años, ella era de las 'mayores' y por eso tenía que cuidar de mí (ayudarme a comer, lavarme, vestirme, etc.) como una hermana mayor. Esta niña incluso les pidió a mis padres que la adoptaran también para que ella pudiese venir conmigo. La traductora trató de explicarle por qué ella debía irse con sus padres pero ella insistía en que tenía que venir conmigo porque yo era su responsabilidad", había contado.

"A los padres adoptantes de esta niña no les hizo ninguna gracia e intentaron apartarla de mí, pero ella siempre se escapaba del hotel para venir al nuestro y preguntarles a mis padres si ya me habían dado de comer, y por si acaso me traía galletas. El día que tuvimos que irnos definitivamente de China, en el aeropuerto, la niña no paraba de gritar 'Danyao' (mi nombre) intentando deshacerse del agarre de sus padres. Sin conocer el contexto de la situación parecía que la estaban maltratando de lo mucho que gritaba y lloraba", había detallado.

Los padres de Sara le contaron que habían intentado "mantener el contacto" con esa otra familia, pero que ellos habían decidido "cortar la relación".

"Creo que no entendéis la carga emocional que supondría para mí encontrar a esta chica. Es literalmente lo único que tengo y que sé de mi pasado, antes de que mis padres me adoptaran. No sé nada de mis padres biológicos ni de ningún pariente. Por favor, ayudadme a encontrarla", había implorado Sara en un tuit.

Durante el lunes y el martes, la búsqueda de Sara recorrió medios españoles y de todo el mundo. "El apoyo que estoy recibiendo es brutal. Muchísimas gracias a todxs, de verdad", agradeció.

El miércoles a la tarde, la joven recurrió a su cuenta de Twitter. "No sé ni cómo deciros esto porque sé que hay mucha expectación, pero lo hemos conseguido. Gracias a todxs por todo lo que habéis hecho por mí durante estos días y gracias por todo el apoyo. Después de 17 años ya estamos juntas otra vez. (Se llama Alejandra)", escribió. También compartió una foto de las dos, casi 18 años después.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.