Vota Chile con la derecha como favorita

El empresario Piñera lidera las encuestas, pero no podrá evitar un ballottage contra Frei o Enríquez-Ominami, ambos aún con chances
Juan Landaburu
(0)
13 de diciembre de 2009  

SANTIAGO, Chile.- Con la perspectiva de una ineludible segunda vuelta, los chilenos acuden hoy a las urnas para elegir entre un empresario de derecha, un ex presidente oficialista y un joven diputado independiente, que, con propuestas que sólo difieren en matices, no han logrado entusiasmar al electorado.

El empresario Sebastián Piñera (44% de las intenciones de voto) ya tiene un lugar asegurado en la segunda vuelta, que se celebrará el 17 de enero, y es el favorito a suceder a la carismática Michelle Bachelet. Se espera que el candidato de la gobernante Concertación, Eduardo Frei (31%), sea quien lo enfrente, aunque no está del todo descartado que el sorprendente Marco Enríquez-Ominami (17%) lo deje con las manos vacías.

También se renovarán hoy los 120 diputados y la mitad de las bancas del Senado. Según los sondeos, el nuevo presidente deberá asumir con el escenario inédito de no contar con una mayoría parlamentaria.

Ayer, los habitantes de Santiago parecían más atentos a las ofertas navideñas que a lo que ocurrirá en las urnas. Reina la sensación de que, gane quien gane, no habrá grandes cambios al modelo neoliberal que instaló la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), y que la Concertación profundizó y enmendó con mayor protección social.

Con el oficialismo fragmentado y debilitado tras 20 años en el gobierno, la derecha se enfrenta a una oportunidad única de conquistar el poder por la vía democrática por primera vez en medio siglo. Su candidato es uno de los hombres más ricos del país, Sebastián Piñera, dueño de una fortuna de más de 1200 millones de dólares.

Con un mensaje de cambio dirigido a la desprotegida clase media, Piñera, derrotado en 2005 por Bachelet, logró rápidamente ubicarse a la vanguardia de los sondeos. Según los analistas, si obtiene el 45%, su victoria en segunda vuelta será inevitable, aunque por el momento las encuestas lo ubican algunos puntos por debajo de ese nivel.

Piñera, de 60 años, lidera la Coalición por el Cambio, sucesora de la Alianza por Chile, que agrupa a su partido Renovación Nacional y a la Unión Demócrata Independiente (UDI), heredera del legado de Pinochet. El empresario se ubica, sin embargo, en un espectro más liberal, y no representa la derecha más radical.

Todos los números están puestos en que en segunda vuelta su contrincante será el ex presidente (1994-2000) demócrata cristiano Eduardo Frei, de 67 años. Su candidatura no ha despertado entusiasmo en el seno de la Concertación. En el extremo más conservador de la coalición, el poco carismático Frei no logró en ningún momento de la campaña capitalizar la popularidad de Bachelet, cuya aprobación se ubica cercana al 80%.

En el tramo final de la campaña, el oficialismo intentó polarizar a los electores instalando en la agenda del debate la cuestión de la violación de los derechos humanos durante la dictadura. El lunes pasado, la justicia chilena caratuló como homicidio la muerte del padre del candidato, el ex presidente Eduardo Frei Montalva. Según la justicia, el mandatario fue asesinado por la policía secreta de la dictadura en 1982.

Quien le pisa los talones a Frei es el diputado Enríquez-Ominami, que 11 meses atrás renunció al Partido Socialista, uno de los que conforman la Concertación, para lanzar su candidatura presidencial. El cineasta de 36 años, hijo de un guerrillero asesinado y que vivió su infancia en el exilio, le arrebató a Piñera el mensaje de cambio y ganó el apoyo de un voto protesta que podría captar hasta el 20% del electorado. Enríquez-Ominami le añadió algo de sorpresa y agitación a una campaña que nunca logró entusiasmar del todo a los chilenos.

En caso de un ballottage entre Piñera y Frei, los votos de Enríquez-Ominami jugarán un papel clave. A pesar de ser un ex miembro de la Concertación, el diputado díscolo hasta ahora ha descartado un acuerdo con Frei. Los votantes de Enríquez-Ominami, además, conforman un grupo bastante heterogéneo, y al menos un tercio de sus integrantes se inclinaría por Piñera.

En cuarto lugar se ubicaría el comunista Jorge Arrate, que obtendría entre el 7 y el 9%, caudal electoral para nada despreciable, teniendo en cuenta que automáticamente se sumará a Frei de cara al 17 de enero.

Los candidatos

SEBASTIAN PIÑERA

Coalición por el cambio

  • De 60 años, casado y padre de 4 hijos, Piñera se encuentra entre los 700 hombres más ricos del mundo. Apodado por algunos el Berlusconi chileno, posee un canal de televisión, es accionista de LAN Chile y dueño del club Colo Colo.
  • 44%

    Intención de voto

  • En 2005 perdió las elecciones contra Michelle Bachelet
  • EDUARDO FREI

    Concertación de partidos por la democracia

  • Ingeniero civil, de 67 años y padre de cuatro hijas, intentará ocupar por segunda vez el sillón presidencial de La Moneda, enarbolando las banderas de la continuidad y de los derechos humanos. Algunos le critican su falta de carisma.
  • 31%

    Intención de voto

  • Su padre fue presidente entre 1964 y 1970.
  • MARCOS ENRIQUE-OMINAMI

    Independiente

  • Este cineasta y filósofo de 36 años, casado y con dos hijas, se autocalifica progresista y no le incomoda que lo cataloguen de díscolo, por su carácter inconformista. Su padre fue un guerrillero asesinado y su padrastro senador.
  • 17%

    Intención de voto

  • En 2005 fue elegido diputado por el oficialismo.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.