Al morir la matinée: con los colores del giallo

Al morir la matinée, gore uruguayo
Al morir la matinée, gore uruguayo
Paula Vázquez Prieto
(0)
25 de noviembre de 2020  • 18:21

Al morir la matinée (Argentina/Uruguay, 2019). Dirección: Maxi Contenti. Guion: Manuel Facal. Fotografía: Benjamín Silva. Montaje: Santiago Bednarik. Elenco: Luciana Grasso, Ricardo Islas, Emanuel Sobré, Patricia Porzio. Duración: 87 minutos. Calificación: SAM 16. Estreno: Jueves a las 22 en Cine Ar TV y luego disponible en Cine Ar Play. Nuestra opinión: buena.

Película de fan si las hay, Al morir la matinée, coproducción argentino-uruguaya dirigida por Maxi Contenti, no oculta su espíritu de copia y apropiación. ¿Qué otra cosa se puede hacer con el cine slasher si no cortarlo en pedazos y coser en una nueva obra ese declarado homenaje? Se puede hacer más, es cierto, pero Contenti convierte una noche lluviosa de 1993 en el cine Ópera de Montevideo en la perfecta escena del crimen, esa que suma y acumula guiños y resonancias estéticas de aquel crepúsculo de un género que nació bastardo y sobrevivió desde entonces todos los epígonos y parodias que lo siguieron.

Como no podía ser de otra manera no hay nadie más protagonista que la sala de cine, con sus butacas bordó y su inmensa pantalla, el cartel titilante de la boletería y las cajitas de maní con chocolate alineadas a la espera de los espectadores. Todos los personajes son presentados como puros arquetipos: la parejita de la primera cita, el cinéfilo loco y obsesivo, el chico que se escabulle en una prohibida, el acomodador malhumorado, los revoltosos que llegan tarde y a los gritos, el proyectorista con su manual de instrucciones. Y, por supuesto, el asesino del piloto negro y la final girl, artífices de la contienda más esperada, torpes comediantes del baño de sangre más esperado.

Pese a ciertos trazos amateurs y algunas actuaciones desprolijas, Al morir la matinée exuda cariño y fascinación por el cine que recrea, y con ello consigue usar la sala como caja de resonancia de sus citas al giallo, de las explosiones de gore, del humor grotesco y escatológico. Sin elevarse más allá de esas modestas ideas iniciales, Contenti las lleva adelante con la gracia que requiere el homenaje a ese cine trasnochado de una jornada lluviosa.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.