Bandidos en clave humorística

(0)
13 de diciembre de 2001  

"Vida bandida" ("Bandits", Estados Unidos/2001). Dirección: Barry Levinson. Con Bruce Willis, Billy Bob Thornton, Cate Blanchett, Troy Garity y Brian O´Byrne. Guión: Harley Peyton. Fotografía: Dante Spinotti. Edición: Stu Linder. Diseño de producción: Victor Kempster. Producción de MGM presentada por 20th. Century Fox. Duración: 123 minutos. Para mayores de 13 años.

Nuestra opinión: buena.

Esta disparatada comedia sobre una célebre banda de ladrones de bancos intenta mixturar el potente espíritu de clásicos como "Butch Cassidy and the Sundance Kid", "El golpe", "Bonnie and Clyde" o la más reciente "La pandilla Newton" con el humor paródico de "¿Dónde estás, hermano?" y "Ladrones de medio pelo" y el encanto de los personajes de "El caso Thomas Crown" o "La fuga".

El director Barry Levinson contó con el carisma de Bruce Willis y Billy Bob Thornton para construir una película que abreva en casi todos los géneros populares del cine hollywoodense (el policial, la acción, la comedia en sus variantes física y romántica, la road-movie) y se sostiene en los contrastes humorísticos de una típica pareja-despareja y en la aparición de una femme-fatale (Cate Blanchett) que seducirá y complicará la existencia de los dos socios.

Polos opuestos

Joe Blake (Willis) es carismático, inteligente, creativo e impulsivo: la personalidad ideal para liderar una banda de asaltantes. Su colega y contraparte, Terry Collins (Thornton), aparece como un insólito opuesto complementario: cobarde, fóbico e hipocondríaco, pero con la fortuna necesaria como para salir airoso de las situaciones más riesgosas.

Personajes basados muy libremente en ladrones de la vida real, Joe y Terry se escapan de la cárcel y recorren el territorio norteamericano secuestrando por las noches a los gerentes de bancos y robando las distintas sucursales en las mañanas siguientes, antes del horario de apertura al público.

La película está narrada como si se tratara de una fábula, a través de un largo flashback, e intenta una leve mirada crítica al accionar de los programas sensacionalistas de la televisión.

Pero los verdaderos atractivos de este entretenimiento tan previsible y superficial como simpático e irresistible son la andanada de gags (no todos logrados), los riesgosos golpes que protagonizan, el triángulo romántico que establecen con la seductora Kate y las pequeñas mentiras y traiciones mutuas que surgen precisamente cuando esa mujer se involucra con ellos.

Demasiado larga

Levinson ("Rain man", "Bugsy", "Mentiras que matan") no alcanza a moldear una obra sólida y eficaz. La trama se extiende innecesariamente hasta superar las dos horas y el resultado es un film irregular y fallido, pero que permanentemente se recupera a partir de un puñado de escenas realmente graciosas.

La película alcanza a recapturar el interés perdido por momentos a partir de unos cuantos diálogos chispeantes y de acertadas intervenciones de dos actores que, como Willis y Thornton, demuestran una tonalidad, un ritmo, un glamour y una gestualidad dignos de los grandes comediantes.

El fotógrafo italiano Dante Spinotti ("Los Angeles: al desnudo", "El informante") ofrece otra muestra de su gran talento, aunque ilumina artificiosamente algunos paisajes para dotar al relato de una exagerada sensación de irrealidad, mientras que la banda de sonido -en la que desfilan buenas canciones de U2, Bob Dylan y Aretha Franklin- no deja espacio para el silencio o la pausa y por eso termina por abrumar.

Todos esos problemas, sumados, hacen de "Vida bandida" un film menor, pero que así y todo resulta disfrutable en varios de sus pasajes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.