Suscriptor digital

Cinco razones para amar a Eva Green

White Bird in a Blizzard de Gregg Araki
White Bird in a Blizzard de Gregg Araki Fuente: Archivo
La actriz que llega a nuestras salas con Miss Peregrine y los niños peculiares tiene una interesante filmografía; en esta nota, descatamos los puntos más altos
Milagros Amondaray
(0)
5 de octubre de 2016  • 00:35

*1. WHITE BIRD IN A BLIZZARD (2014, Gregg Araki)

La película del siempre interesante Gregg Araki no la tendrá a Eva Green como protagonista excluyente, pero sí que sabe cómo capitalizar su presencia. La actriz interpreta a Eve, madre de Kat Connors ( Shailene Woodley ), una figura ominosa cuya desaparición es el puntapié inicial de esta historia coming of age. A través de flashbacks, Araki muestra la personalidad de esa mujer atribulada y cómo su conducta la enfrentaba continuamente con su hija. Sin embargo, más allá de su naturaleza extrovertida y seductora, Eve escondía un profundo dolor por no poder (ni querer) ser el prototipo de ama de casa abnegada. Así, Kat descubre quién era verdaderamente su madre mientras investiga los pormenores su súbita partida y advierte que es más fácil prejuzgar que realmente interesarse por lo que le sucede al otro. Si bien Araki modificó un aspecto clave de la novela de Laura Kasischke - el demoledor final -, su adaptación es brillante, como también lo es la dinámica entre Green y Woodley.

*2. LOS SOÑADORES (2003, Bernardo Bertolucci)

En Los soñadores de Bernardo Bertolucci
En Los soñadores de Bernardo Bertolucci Fuente: Archivo

Probablemente no encontremos en la filmografía de Eva Green una armonía entre actriz y personaje tan perfecta como la que se suscita en Los soñadores. A través del personaje de Isabelle, ella representa el abecé del Mayo Francés, desde la necesidad de construir con la inteligencia y no con la violencia, pasando por el pleno disfrute de la sexualidad hasta la forma unívoca con la que se reflexiona sobre el pasado. Bernardo Bertolucci pone en boca de Isabelle, Theo (Louis Garrell) y Matthew (Michael Pitt) esa urgencia por aferrarse a las utopías y a los placeres tanto intelectuales (la cinefilia rabiosa) como carnales (los encuentros sexuales de ese trío). En consecuencia, no es casual que el director decida concluir su oda a la París del '68 con ese himno de Edith Piaf en el que se nos aseguraba que no arrepentirse de nada podía abarcar tanto el bien como el mal, siempre y cuando abordemos los recuerdos con una imperativa cuota de romanticismo.

*3. PERFECT SENSE (2011, David Mackenzie)

Impecable en Perfect Sense
Impecable en Perfect Sense Fuente: Archivo

La filmografía del realizador escocés David Mackenzie es, hasta el momento, breve pero concisa, una que alcanzó su pico con el drama carcelario Starred Up en el que despuntaba un avasallante Jack O'Connell. The Perfect Sense, estrenada dos años antes, es igual de demoledora. Susan (Green) es una epidemióloga que entabla una relación con Michael ( Ewan McGregor ), un chef que se desliga de los vínculos románticos con total rapidez. En medio de esa puja particular entre la mujer que desea enamorarse y el hombre que sabotea cualquier posibilidad de que ésto suceda, se desata una epidemia global que implica la pérdida paulatina de los sentidos, precedida por una inexplicable euforia. Green y McGregor están perfectos como esos individuos que se encuentran en el peor momento y que deberán descubrirse de maneras no tradicionales. ¿Cómo sentir cuando nuestro cuerpo nos impide hacerlo? Sobre el final, cuando el último sentido funcional empieza a extinguirse, Mackenzie filma el deseo con una melancolía que, a pesar de todo, le da margen a la esperanza.

*4. CASINO ROYALE (2006, Martin Campbell)

Junto a Daniel Craig en Casino Royale
Junto a Daniel Craig en Casino Royale Fuente: Archivo

El tan vapuleado rol de "chica Bond" es resignificado por Green en Casino Royale, justamente una de las mejores películas de la saga en trastocar los estereotipos con éxito, en gran medida gracias a cómo todos sus intérpretes exprimen sus respectivos papeles, como es el caso del villano de Mads Mikkelsen. Por lo tanto, Vesper Lynd podrá ser indiscutiblemente atractiva, podrá ser "el dinero" como ella misma se define, pero también excede esos motes cuando entra en juego la vulnerabilidad. La escena en la que esa mujer se quiebra ante una situación traumática y rompe en llanto bajo la ducha es no solo sintomática de su complejidad sino también un ejemplo más de que Green es una actriz dramática poderosa - para el caso, hay que verla en la serie Penny Dreadful - que no descansa en la comodidad de su belleza y que no le teme al hecho de ir al fondo de la oscuridad de sus tan variados roles.

*5. THE SALVATION (2014, Kristian Levring)

Eva Green en The Salvation
Eva Green en The Salvation Fuente: Archivo

Mads Mikkelsen y Eva Green se volvieron a juntar por fuera del universo 007 para el western The Salvation del danés Kristian Levring, un aplastante homenaje al indeleble cine de Sergio Leone que, como la gran mayoría de películas del género, se centra en la orquestación de una venganza. Mikkelsen interpreta a Jon, quien al asesinar al responsable de la muerte de toda su familia, activa la furia de Henry, el hermano del fallecido (interpretado por Jeffrey Dean Morgan), la figura más poderosa del pueblo en el que viven. Green personifica a Madelaine, la cuñada de Henry, una mujer que sufre el maltrato físico y psicológico de ese deplorable líder. Como ya habíamos aseverado a partir del personaje de Eve en White Bird in a Blizzard, en The Salvation Green también se destaca más cuando debe ponerse al hombro a un prototipo de mujer quebrada por la voluntad masculina pero, simultáneamente, ávida de romper los mandatos y hacer un camino propio.

*YAPA TELEVISIVA: PENNY DREADFUL:

*EL ADELANTO DE MISS PEREGRINE Y LOS NIÑOS PECULIARES:

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?