Clive Owen, en la alfombra roja

Estuvo para la presentación, en función inaugural, de Intruders, dirigida por Fresnadillo
Claudio Minghetti
(0)
16 de septiembre de 2011  

SAN SEBASTIAN.- Nubes y presencias. El cielo aquí ayudó a llenar salas y los invitados a encender luces. Por un lado, la función inaugural, con el inglés Clive Owen y la española Pilar López de Ayala, presentes acompañando a Intruders, el nuevo film de Juan Carlos Fresnadillo, en el que intenta, según el mismo expuso en la conferencia de prensa, un análisis sui generis de la marca que puede dejar un padre en sus hijos, dijo, de acuerdo con una experiencia personal de la que prefiere guardar secreto. El autor de 28 semanas después intentó justificar su propuesta, con niños acosados por extrañas pesadillas que tienen, por lo visto, justificaciones familiares, pero que no pareció haber entusiasmado ni a la crítica, ni lo que es más desalentador, al público que la aplaudió con algo de tibieza. De nada sirvieron los guiños de la película al género de suspenso y terror, ni la explicación a propósito de lo terrible que puede devenir una relación padre-hijo con cita a Alejandro Jodorovsky incluida, con la que Fresnadillo intentó explicar una historia donde lo poco bueno y prometedor de la primera mitad pierde por completo sentido en la segunda, incluso antes de un desenlace para nada convincente. Por su parte el actor de Hijos del hombre se mostró satisfecho de ésta, su primera incursión en el género de suspenso.

A estas presencias se sumaron las del norteamericano Walter Hill, la canadiense Sarah Polley –que en pocos días estrenará su última película– y el español Alex de la Iglesia, que ya pasaron primero por la alfombra roja a su arribo al hotel María Cristina, más tarde acompañaron la gala inaugural que tuvo su primera parte con la proyección de Intruders en un Kursaal a tope y la segunda a su término, en el vecino Museo San Telmo, adónde además se lleva a cabo una muestra fotográfica espectacular dedicada a Federico Fellini (El circo de las ilusiones) complementada con charlas y proyecciones de documentales acerca del cineasta autor de La dolce vita y Julieta de los espíritus.

Al mismo tiempo que en una de las secciones paralelas, El árbol de la vida, de Terrence Malick, volvía a ser aplaudida con firmeza, y premiada por Fipresci, se proyectaba en el tradicional Teatro Victoria Eugenia el extensísimo documental Living in the Material World, tres horas de Martin Scorsese acerca de George Harrison. La figura del músico que sigue siendo aclamada por fanáticos de todo el mundo, aparece reconstruida de acuerdo a un material fotográfico nunca antes visto, a filmaciones y a grabaciones inéditas, en la línea de No Direction Home, acerca de Bob Dylan. Olivia Harrison, viuda del músico y productora que llegará aquí mañana para acompañar su segundo pase, Eric Clapton y Yoko Ono, entre otros, son algunas de las voces que intentan recuperar a uno de los creadores más importantes de la música británica del siglo XX.

Otra visita esperada es la de Julain Schnabel, quien aquí hará su premier mundial de Miral, un drama centrado en las vivencias de una huérfana palestina en el marco de la guerra árabe-israelí. El film, uno de los 243 programados este año en el festival, tiene como figuras centrales a Freida Pinto (Quieres ser millonario, El planeta de los simios(R)Evolucion) y cuenta con Willem Dafoe y Vanessa Redgrave en su reparto.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.