El agujero en la pared y un desencuentro inevitable