El fin del mundo, según Spielberg