Jojo Rabbit reedita una polémica: cómo reírse del horror del nazismo