Jóvenes estrellas al borde del abismo

Las muertes de Heath Ledger y Brad Renfro revelan el descontrol y la soledad en las que viven los famosos
(0)
26 de enero de 2008  

Era joven, famoso, buen mozo, y tenía una promisoria carrera en Hollywood. Heath Ledger tenía todo aquello con lo que muchos sueñan... pero no podía dormir.

La muerte de Ledger fue sorpresiva y opacó otra muerte ocurrida exactamente una semana antes. Brad Renfro, otro actor, menos famoso, un poco más joven, también fue encontrado muerto en su casa de Los Angeles. El primero, con su interpretación del Guasón en la nueva película de Batman, estaba en el momento justo en que se terminaba de definir como un actor de carácter dejando atrás el papel de galán. Renfro, en cambio, luchaba por convertirse en la estrella que prometía ser cuando se hizo conocido, a los 12 años, participando de El cliente , de Joel Schumacher.

Pero algo se interpuso en sus caminos y los condujo a la muerte. En ninguno de los dos casos se sabe cómo fue su final (todavía no están los resultados de las autopsias), pero hay hipótesis y rumores que indican que estos dos actores, como muchos otros en Hollywood, estaban viviendo al límite. Y un día lo cruzaron.

En el caso de Ledger, después de ser encontrado muerto en su departamento en Nueva York, circularon diversos rumores encabezados por la posibilidad de que se tratara de un suicidio, lo cual fue desmentido por su familia. Las llamadas que la masajista que lo encontró muerto hizo a otra joven actriz, Mary-Kate Olsen, antes de llamar al 911, le agregan algo de misterio al caso y, a pesar de que no se encontraron drogas ilegales en el departamento del actor, también se barajó el consumo de las mismas como posible causa de su muerte. El testimonio de la ex secretaria de Naomi Campbell, que dijo haber visto a la modelo y al actor consumiendo cocaína y éxtasis en varias oportunidades, se suma a otros que indican que posiblemente tuviera problemas con las drogas.

En el caso de Renfro, su problema con las drogas y el alcohol era bien conocido. Desde sus comienzos en el cine, el actor batalló contra sus adicciones y en 1997 fue condenado a dos años de probation por intentar robar un yate. Más tarde fue detenido por posesión de heroína y por conducir bajo los efectos de alcohol y drogas. Tuvo algunos intentos de rehabilitación, pero no había podido salir del pozo en el que se encontraba. La noche anterior a su muerte había estado tomando alcohol con amigos.

Con Ledger sucedió algo distinto. A pesar de los rumores de adicción a las drogas, el actor no había tenido ningún problema con la ley ni había protagonizado escándalos. Varios colegas y amigos han señalado que el único problema que tenía Ledger era un insomnio insoportable. En una entrevista con el New York Times, Ledger dijo que tenía problemas para conciliar el sueño y que estaba usando pastillas para lograr descansar. Aparentemente, el oscuro papel del Guasón le había calado demasiado hondo.

Las muertes de Ledger y Renfro se suman a una larga lista de cadáveres célebres y bonitos. Los intérpretes dejaron películas inconclusas, hijos pequeños y una advertencia para todas aquellas estrellas jovenes que hoy caminan al borde del precipicio.

Pronósticos reservados

Es difícil entender lo que le sucede a una persona joven cuando, de pronto, se ve asediada por los fans, por los medios, con muchísimo dinero en el banco y gente alrededor dispuesta a hacer cualquier cosa para conseguirles lo que quieran, cuando quieran. Es difícil imaginar qué pasa por sus mentes pero las consecuencias de la fama a una edad temprana y de la falta de protección están a la vista.

Aunque algunos se salvan (ver recuadro), muchos otros parecen haberse subido a un tren que está siempre a punto de descarrilar. Amy Winehouse y Britney Spears son claros exponentes de este peligroso estilo de vida.

La cantante de soul británica entró anteayer a un centro de rehabilitación y, según informó la revista People , su padre ha contratado personal de seguridad para que supervise sus movimientos y la mantenga alejada de las drogas y el alcohol. Winehouse, que hizo de su negación a rehabilitarse un hit internacional (con su tema, claro "Rehab"), tuvo que cambiar de idea después de que se diera a conocer un video que la mostraba fumando crack.

En cuanto a la ex princesa del pop, todos los días tiene un nuevo escándalo. Hace casi un año, Britney conmocionó a la opinión pública rapándose el pelo. De allí en adelante, la vida de Britney continuó desmoronándose y llegó a perder la tenencia de sus hijos. En los últimos tiempos se dedicó a mostrarse con un aspecto cada día más abandonado, en compañía de un siniestro paparazzi. Además, según la revista US Weekly, hace dos días fue protagonista de un episodio perturbador. La cantante se habría presentado a la salida de un colegio y dijo que estaba esperando a sus hijos. Luego se desmintió y explicó que iba a buscar a los hijos de su abogada. Se armó un revuelo y finalmente se retiró. La telenovela de Britney sigue desarrollándose y el final feliz parece cada vez más lejano.

A mediados del año pasado, Owen Wilson sorprendió a todos con su intento de suicidio. El actor no era de las figuritas repetidas de los escándalos mediáticos pero demostró que detrás de su aspecto de chico divertido había un alma sufriente.

Estos y otros famosos, como Kate Moss y Lindsay Lohan, tienen un pronóstico reservado. Escapando de los flashes y deteniendo la marcha frenética de la carrera hacia la fama, todavía tienen la posibilidad de recuperar la paz y volver a soñar con una vida feliz sin tener que recurrir a pastillas.

Finales trágicos y prematuros

Natalie Wood y James Dean compartieron cartel en el clásico Rebelde sin causa. Ambos se convertirían en ejemplos históricos de famosos que murieron jóvenes y de forma trágica. Dean manejó su auto deportivo, a toda velocidad, rumbo a la inmortalidad. Aunque la muerte de Natalie Wood fue catalogada como accidente náutico, hay quienes creen que fue asesinada. También Marilyn Monroe murió de forma dudosa, aunque oficialmente se trató de un suicidio. En los 90, una sobredosis de drogas puso fin a la ascendente carrera de River Phoenix, que murió en la puerta del Viper Room, el boliche propiedad de otro actor emblemático, Johnny Depp.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.