Misión de rescate: virtuosismo para contar acción en estado puro

Chris Hemsworth y Rudhraksh Jaiswal en Misión de rescate
Chris Hemsworth y Rudhraksh Jaiswal en Misión de rescate
Diego Batlle
(0)
25 de abril de 2020  

(Extraction, EE.UU./2020) Dirección: Sam Hargrave / Guion: Joe y Anthony Russo / Elenco: Chris Hemsworth, Golshifteh Farahani / Disponible en: Netflix

Ham Hargrave es uno de los mayores expertos de Hollywood en escenas de riesgo; es decir, la coordinación del trabajo de los dobles en sofisticadas secuencias de acción a pura adrenalina. Lo hizo en decenas de películas, incluidas varias de la factoría Marvel. Y fue en ese ámbito (participó, por ejemplo, en Avengers: Endgame) donde conoció tanto a Joe y Anthony Russo como a Chris "Thor" Hemsworth. ¿A qué viene ese preámbulo? A que son los hermanos Russo los autores del guión y Hemsworth, el protagonista absoluto de Misión de rescate, el debut de Hargrave como director. Y, si en algo se destaca esta producción, es precisamente en los coreográficos enfrentamientos cuerpo a cuerpo.

La violencia aquí es extrema, brutal, muy en la línea del cine asiático. Y, otra vez, la referencia tiene sentido si se toma en cuenta que la historia transcurre entre la India y Bangladesh, y que parte del rodaje fue en Tailandia, cuya cinematografía es famosa por la visceralidad de sus películas de artes marciales.

Basada en la novela gráfica Ciudad, que los hermanos Russo concibieron junto a Ande Parks y Fernando León González, Misión de rescate ya no está ambientada en la Triple Frontera sino en las atestadas, sórdidas calles de Daca, con un notable trabajo del fotógrafo Newton Thomas Sigel, responsable de Bohemian Rhapsody.

El enfrentamiento entre dos mafiosos termina con el secuestro del hijo de 14 años de uno de ellos por parte de su rival. El padre (que está en prisión) ordena que se concrete el rescate del título y para ello se contrata a Tyler Rake (Hemsworth), un mercenario dominado por las adicciones y los traumas pero siempre dispuesto a encabezar misiones suicidas.

En los primeros minutos del film, el protagonista logra liberar al joven Ovi (Rudhraksh Jaiswal), pero ambos deberán recorrer toda la ciudad (controlada por cientos de efectivos que siguen las órdenes del zar de la droga) en una escalada de violencia sin límite en la que sus aparentes aliados se convertirán en traidores y algunos enemigos, en inesperados aliados. La trama es muy básica (correr, escapar, esconderse, disparar, golpear, seguir) y la parte emocional (la relación padre-hijo sustituta que se esboza) es también elemental, pero la mayoría de las secuencias resultan imponentes en su crudeza y verosimlitud (hay algo del cine de Kathryn Bigelow en la propuesta).

Mientras otros directores del género, como por ejemplo Michael Bay, se asientan en el arte del montaje hiperkinético, Hargrave apela al plano secuencia para escenas que fluyen sin cortes en algunos casos durante más de diez minutos. Cine de acción en estado puro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.