Netflix: A pesar de todo, la disparatada historia de cuatro hermanas, una muerte y un secreto

La nueva película española que puede verse en la plataforma de srtreaming está protagonizada por Blanca Suárez, Amaia Salamanca, Macarena García y Belén Cuesta - Fuente: YouTube

01:28
Video
Alejandro Lingenti
(0)
16 de mayo de 2019  • 01:09

A pesar de todo (España, 2019). Dirección: Gabriela Tagliavini. Guión: Eugene B. Rhee, Helena Rhee, Gabriela Tagliavini, Eric Charles Wilkinson. Fotografía: Kiko de la Rica. Edición: José Manuel Jiménez. Elenco: Blanca Suárez, Amaia Salamanca, Macarena García, Belén Cuesta, Rossy de Palma, Juan Diego. Duración: 78 minutos. Disponible: Netflix . Nuestra opinión: mala.

La industria audiovisual española se ha lanzado decididamente a producir para las plataformas de streaming. Presentada en el Festival de Málaga, donde fue recibida con frialdad, A pesar de todo es, por caso, la cuarta película de ese origen filmada para ser exhibida exclusivamente en Netflix (las otras son 7 años, Fe de etarras y ¿A quién te llevarías a una isla desierta?).

El disparador de esta comedia que trabaja con los códigos más habituales de las tiras televisivas del prime time (trazo notoriamente grueso, personajes estereotipados y grotescos, humor ramplón y reiterativo, sensiblería) no es precisamente imaginativo: cuatro mujeres con vidas muy distintas (Blanca Suárez, Amaia Salamanca, Macarena García, Belén Cuesta) descubren, cuando muere su madre (Marisa Paredes), que su padre no es el que ellas siempre creyeron que era. Y más: en realidad, cada una tiene un progenitor distinto, un dato que revela sin tapujos la vida disipada de esa mamá que las engañó hasta el último día de su vida pero que, misterios de un guion despegado de toda lógica, ellas adoran sin reservas.

A pesar de todo se centra en cuatro mujeres que descubren que su madre no era como ellas creían
A pesar de todo se centra en cuatro mujeres que descubren que su madre no era como ellas creían

La premisa es disparatada, el tratamiento dispensado al personaje del experimentado Juan Diego (un hombre al borde de la senilidad que es el centro de las burlas de todos) impiadoso y la trama lo suficientemente deshilachada como para perder interés muy pronto (algo curioso para un film que no llega a los 80 minutos).

En ese marco desalentador, las decisiones de la directora (Gabriela Tagliavini, una argentina formada en los Estados Unidos que en 2012 adaptó para HBO la exitosa novela El anatomista de Federico Andahazi) no mejoran las cosas: las actuaciones remedan vulgarmente el estilo de la comedia almodovariana y la puesta en escena es torpe, arbitraria y ampulosa (el travelling circular en la Plaza Mayor madrileña es el ejemplo más categórico en ese sentido).

En su afán exasperado por conseguir eficacia, A pesar de todo combina sin un criterio asequible los rudimentos de la telenovela con una serie de peripecias que se pretenden graciosas pero son mayormente banales. La aparición insistente de un pene gigante en una ordinaria secuencia que se desarrolla en el atelier de un artista plástico caricaturizado como macho alfa simboliza muy bien el vuelo rasante de esta desventura audiovisual chata y olvidable.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.