Mi amigo abominable: signos del futuro de la animación

Marcelo Stiletano
(0)
26 de septiembre de 2019  

Trailer de Un amigo abominable

02:28
Video

Una muy decidida muchacha china descubre a un mitológico pichón de yeti en su terraza y decide llevarla de vuelta a su hábitat natural. El bicho escapa de la codicia de emprendedores, lo que desprende un previsible mensaje en favor del equilibrio ecológico y las ventajas de alejarse de ciertas alienaciones tecnológicas. Detrás de esa consigna aparece una aventura amable, entretenida y por momentos espectacular que quizás aporte alguna certeza sobre el futuro de la animación. La película (fruto de una ambiciosa alianza entre Hollywood y China) transcurre en una ciudad china actual, con personajes de rasgos bien occidentales. Nuestra opinión: buena

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.