Top Five: las frases más románticas del cine contemporáneo

Eterno resplandor de una mente sin recuerdos de Michel Gondry
Eterno resplandor de una mente sin recuerdos de Michel Gondry Fuente: Archivo
Repasamos tan solo cinco declaraciones de amor de película de los últimos años y esperamos sus favoritas en los comentarios
Milagros Amondaray
(0)
14 de octubre de 2015  • 00:47

*1. "Estoy exactamente donde quiero estar"

En el video para la canción "Knives Out" de Radiohead , Michel Gondry explotaba al máximo su imaginario visual para mostrar, en pocos minutos, el comienzo, deterioro y fin de una relación tumultuosa. El amor es siempre cíclico para Gondry, un sentimiento al que difícilmente se le pueda precisar a rajatabla un inicio y conclusión. En el medio, claro, hay muchos grises. Eterno resplandor de una mente sin recuerdos - su segunda película tras Human Nature y con un notable guión de Charlie Kaufman - circunda la misma temática.

Joel Barish ( Jim Carrey ) se autoproclama como un hombre inseguro que se puede enamorar de la primera mujer que le preste atención, mientras que Clementine Kruczynski ( Kate Winslet , nominada al Oscar por esta inolvidable interpretación) es el colmo de la espontaneidad y las indefiniciones. Cuando se encuentran, ella le contagia su espíritu impulsivo al tiempo que él le brinda estabilidad. Sin embargo, ambos terminarán visitando Lacuna Inc. (esa corporación que elimina memorias) de manera inevitable, con el fin de borrar los recuerdos compartidos tras una dura ruptura.

El "estoy exactamente donde quiero estar" que le dice Joel a Clementine no solo abarca ese momento específico sobre el hielo sino toda la relación, una que vuelve a empezar sobre el final con ese "okay" que encierra la promesa de una segunda oportunidad.

*2. "Enamorarse es una forma de locura socialmente aceptada"

Ella de Spike Jonze
Ella de Spike Jonze Fuente: Archivo

El cuarto largometraje de Spike Jonze pone el foco en tres relaciones en paralelo. Por un lado, la de Theodore Twombly ( Joaquin Phoenix ) y Samantha (la inteligencia artificial a la que le pone la voz Scarlett Johansson ), con sus imposibilidades naturales y deseos de un progreso que eventualmente se verá trunco. Por el otro, la de Thedore con su ex esposa Catherine ( Rooney Mara como el álter ego de Sofia Coppola, ex mujer de Jonze) y la necesidad de hacer las paces con su ruptura. Por último, la de Theodore con su mejor amiga Amy ( Amy Adams , quien vuelve a formar dupla con Phoenix tras la perturbadora The Master), quien es la encargada de verbalizar la cita superior.

"Todos los que nos enamoramos estamos locos", asevera Amy cuando su amigo le confiesa que está enamorado de una mujer intangible, una de las escenas más íntimas de Ella, que se emparenta con ese encuentro a cielo abierto del final. De todas maneras, Jonze escribió muchísimas otras secuencias destacables (inspiradas por la mencionada separación de Coppola y como una suerte de respuesta a Perdidos en Tokio), como su definición del pasado como "una historia que nos contamos a nosotros mismos" y su reflexión sobre la idealización de los buenos momentos.

"A veces creo que ya sentí todo y que de ahora en más lo que sienta en el futuro van a ser versiones menores de lo que ya sentí antes", confiesa Theodore, quien se siente incapacitado de enamorarse por segunda vez. Al igual que Eterno resplandor..., Ella bucea en un tópico afín: cada persona es única y las posibilidades de volver a creer en el amor son inagotables. Dato: por este guión Jonze ganó merecidamente el Oscar.

*3. "Sos demasiado buena para mí, sos demasiado buena para cualquiera"

Submarine de Richard Ayoade
Submarine de Richard Ayoade Fuente: Archivo

Submarine es ciertamente una anomalía dentro del cine independiente coming of age. En principio, porque está basada en la mordaz novela de Joe Dunthorne, una obra que altera el trillado concepto de Manic Pixie Dream Girl para mostrar cómo no existe la mujer perfecta sino la mujer correcta para una determinada etapa. En segundo lugar, porque se trata de la ópera prima de Richard Ayoade, quien venía de dirigir videoclips de los Arctic Monkeys (como el gran "Fluorescent Adolescent") y de ser parte de dos brillantes sitcoms británicas: The Mighty Boosh y The IT Crowd. Afortunadamente, la combinación de la sarcástica prosa de Dunthorne y la peculiar mirada del realizador desembocó en una amalgama imbatible.

Submarine no solo cuenta la historia de la fascinación de Oliver Tate (un perfecto Craig Roberts) por Jordana Bevan (Jasmine Paige) sino también la de cómo cuaja ese vínculo en medio del distanciamiento de sus padres (Sally Hawkins y Noah Taylor) y de la posible muerte de la madre de ella. Asimismo, el film está musicalizado con seis canciones de Alex Turner - el líder de los Monkeys - que captan el constante pasaje de la euforia a la melancolía que tiene el amor adolescente.

"Sos demasiado buena para mí", le escribe Oliver a Jordana en una confesión epistolar y redobla su declaración cuando sale corriendo a buscarla a una playa de Gales para demostrarle que su sentimiento no es transitorio y que también seguirá teniendo valor "cuando tenga 38".

*4. "Te quiero...para mí solo te quiero"

Plan B de Marco Berger
Plan B de Marco Berger Fuente: Archivo

Antes de la sofisticada Hawaii y de la oscura Ausente, Marco Berger concebía su ópera prima Plan B también con la relación entre dos hombres como eje. La historia presenta un alto grado de absurdo del que su creador es consciente y es por eso que su película es, ante todo, una sólida comedia romántica. Bruno (Manuel Vignau), en medio de un arrebato de celos, decide separar a su ex novia Laura de su actual pareja, Pablo (Lucas Ferraro). Cuando el Plan A (reconquistarla por sus propios medios) no da buenos resultados, decide pasar al Plan B: enamorar él mismo a Pablo para demostrar que es gay y así recuperar a Laura. Lo que se dice una ridiculez absoluta.

El plan de Bruno "falla" cuando empieza a sentirse, para su sorpresa, totalmente atraído por Pablo, al punto de compartir con él recuerdos de la infancia, salidas de corte naïf y regalos reveladores (como el Viewmaster que volvería a aparecer en Hawaii). El "te quiero" de Bruno llega en el momento de confusión máxima y es el predecesor de una sucesión de encuentros que Berger filma en locaciones herméticas y con muchos planos de ambos hombres no haciendo nada más que yacer en una cama hablando con nostalgia de la niñez y sus reglas.

Asimismo, Plan B es valiente - la antítesis de la norteamericana Humpday, film de Lynn Shelton del mismo año, de premisa similar pero con un final más conservador - porque no introduce un drama innecesario que atente contra el vínculo de sus protagonistas. Por el contrario, su último plano, tan adolescente como el resto del film, tiene un nivel de espontaneidad sumamente fiel a sus hermosos personajes.

*5. "Si querés amor, entonces esto es todo; esta es la vida real: no es perfecta, pero es real"

Antes de la medianoche de Richard Linklater
Antes de la medianoche de Richard Linklater Fuente: Archivo

*ATENCIÓN: no seguir leyendo si no vieron el film

Richard Linklater ha sido un cineasta pionero en muchas cosas, y una de ellas es la de hacernos entablar a los espectadores una relación sentimental con dos personajes a lo largo de los años. El primer encuentro que tuvimos con Jesse ( Ethan Hawke ) y Cèline ( Julie Delpy ) se produjo en 1995 en Viena, cuando ambos eran unos adolescentes que pasaban todo un día juntos con la promesa de reencontrarse, pero sin intercambio de datos, producto de la inconsciencia de la edad ("éramos jóvenes y estúpidos" se dirían luego). Dicho reencuentro no se produce seis meses después como habían planeado sino nueve años después, en Paris, mientras Jesse presenta This Time, la novela basada en el día que compartió con Cèline.

"Baby, vas a perder ese avión", le dice ella al ritmo de "Just in Time" de Nina Simone (el tiempo, siempre el tiempo), mientras Jesse la mira enamorado para luego replicarle con un "lo sé", antes de que Linklater funda a negro y conciba, así, uno de los mejores finales de la historia del cine. Por lo tanto, la vara estaba muy alta para la tercera parte de la saga de Antes del amanecer, que llegó en el 2013 con Antes de la medianoche, en Grecia, y con nuestra querida pareja atravesando literalmente una realidad en ruinas. Linklater cambia la influencia y pasa de homenajear a FrançoisTruffaut a hacer lo propio con Ingmar Bergman y su serie Scenes from a Marriage, al mostrarnos una pelea de más de cuarenta minutos de ese matrimonio en los confines de una habitación de hotel.

Tras el fuerte "no sé si te amo" de Cèline - tan duro para Jesse como para el espectador -, ese hombre que la hizo bajarse de un tren en Viena va a buscarla ahora a un bar griego para sacarle la venda de los ojos respecto al matrimonio. "No es perfecta, pero es real", dice Jesse sobre la vida y sobre su relación, mientras nuevamente Linklater se despide de él y de Cèline moviendo imperceptiblemente la cámara en un ¿desenlace? que es tan romántico como devastador.

PARTICIPACIÓN. ¿Qué otras declaraciones de amor del cine actual sumarían a la lista?

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.