Un palmarés con sorpresa

La ganadora fue la española Los pasos dobles; el cine argentino con dos premios
Claudio Minghetti
(0)
26 de septiembre de 2011  

SAN SEBASTIAN.- Terminó la 59º edición del Festival de San Sebastián y si bien no hubo favoritas, hubo premiadas. Todo lo que empieza, termina y, a veces, con sorpresas. Tal vez, el jurado integrado por siete personas eligió para el premio mayor sólo una película; o lo hizo por mayoría, es decir, con al menos cuatro votos, o con tres más el de un indeciso que a último momento cambió de parecer o con uno que aceptó negociar algún otro premio que esos otros tres no aceptaban. Pero como los fallos se resuelven a puerta cerrada, es imposible saber qué fue lo que ocurrió a la hora de galardonar con la Concha de Oro a Los pasos dobles .

Para este film, Isaki Lacuesta (recordado por la fallida Los condenados, pero también por su muy interesante documental La noche que no acaba , acerca de Lana Turner en España), viajó hasta Mali a iniciativa del artista plástico Miguel Barceló, en busca de un trabajo como pintor del escritor francés François Augiéras, que enterró en un búnker militar de aquel país; una aventura estilo Werner Herzog, pero sin Herzog. Buena parte de los periodistas reunidos en la sala de conferencias para ver en directo la gala abuchearon el premio a Lacuesta, quien poco después, allí mismo, dijo: "La mayoría de los periodistas que cubren festivales están allí sólo por los cócteles", con lo que agregó más leña al fuego.

Como ya comentamos después de su paso, Los pasos dobles es un film estéticamente cuidado y de apariencia arriesgada, pero de lenguaje sumamente confuso, ideal para premios que por esos motivos devienen polémicos, y seguramente tendrá incondicionales y detractores. Lacuesta se mostró muy feliz en el escenario, que parecía no querer abandonar, aunque finalmente él y su grupo tuvieron que hacerlo.

Dos premios argentinos

Por otra parte, el cine argentino se fue con dos premios: el de la sección paralela Horizontes Latinos, que se llevó Las acacias , de Pablo Georgelli, y el de Cine en Construcción, que entrega Casa de América, a Infancia clandestina , de Benjamín Avila.

Las acacias , que acaba de ser laureada con la Cámara de Oro en Cannes, narra el emotivo encuentro entre un hombre rudo y solitario, y una mujer paraguaya a la que acepta llevar en su camión, junto a su beba, desde Paraguay hasta Buenos Aires, en un viaje de más de 1500 kilómetros, en el que se van conociendo y dejan fluir sus temores, sus esperanzas y toda su humanidad. En la fiesta de cierre, en el Palacio Miramar, Georgelli comentó a La Nacion que su película se estrenará en España, el próximo 14 de octubre y en la Argentina el 24 de noviembre. La curiosa dedicación del premio, además de a su esposa, montajista del film, a su suegra, respondió a que la había convocado para un pequeño papel en el film, la hizo viajar muchos kilómetros, rodó la escena y, finalmente, la tuvo que descartar en la edición final.

Otra coproducción con la Argentina, Historias que nacen cuando son recordadas , de la directora brasileña Julia Murat, recibió una mención especial del mismo jurado, presidido por el actor argentino Juan Diego Botto.

El premio especial del jurado fue para la prolija, aunque anticuada, Le Skylab , de Julie Delpy (Francia); el de mejor director, no suficientemente justificado, para Filippos Tsitos por Unfair World (Grecia), película que también se llevó el de mejor actor para Antonis Kafetzopoulos, otro de los bastante objetados. Caso muy diferente fue el de mejor actriz, que se llevó María León, por La voz dormida (España), que bien podría haber sido compartido con su compañera de elenco (hermana en la ficción) Inma; el de fotografía para Ulf Brantäs, por la correcta Happy End (Suecia) y por último, el más justificado de todos, el de guión a Hirozazu Kore-eda, por el de su película Milagro (Japón). El cineasta recordado por Un día en familia subió al escenario, de traje y zapatillas, y dijo: "Vine con traje, pero me olvidé los zapatos. Aquí me ven". Todos se rieron y aplaudieron a un auténtico y sincero director; éste sí, con todas las letras.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.