Un thriller psicológico con algunos altibajos

(0)
23 de agosto de 2001  

"Premonición" ("The gift", Estados Unidos/2000). Dirección: Sam Raimi. Con Cate Blanchett, Giovanni Ribisi, Keanu Reeves, Katie Holmes, Greg Kinnear, Hilary Swank, Michael Jeter, Kim Dickens, Gary Cole y Rosemary Harris. Guión: Billy Bob Thornton y Tom Epperson. Fotografía: Jamie Anderson. Edición: Bob Murawski y Arthur Coburn. Diseño de producción: Neil Spisak. Música: Christopher Young. Presentada por Eurocine. Duración: 112 minutos. Para mayores de 16 años.

Nuestra opinión: regular.

Si un productor astuto reuniera un buen cineasta (Sam Raimi lo es), un excelente elenco (los actores aquí elegidos son la envidia para cualquier director de casting), un digno presupuesto para una producción independiente (10 millones de dólares), un más que solvente equipo técnico, una atrapante intriga policial (el asesinato de una adolescente en un decadente pueblo en el que varios de los vecinos tienen sobrados motivos para ser el culpable) y hasta una protagonista con extraordinarios poderes parapsicológicos, el éxito artístico estaría prácticamente asegurado.

Pero, por razones un poco más complejas que la estricta sumatoria de sus partes, "Premonición", que efectivamente ofrece todos los argumentos expuestos en el párrafo anterior, resulta una película contradictoria, irregular, decididamente fallida.

El guión coescrito por el cotizado Billy Bob Thornton vuelve al clima ominoso, patético y perverso de su film "Resplandor en la noche". Sam Raimi -un experto en el cine de terror que ya había trabajado el esquema de pueblo chico-infierno grande en la mucho más punzante "Un plan simple"- pretende trabajar una historia donde aparecen desde el parricidio hasta el abuso de menores con una parsimonia y una sequedad que, si bien le permite sortear los habituales golpes de efecto de este tipo de productos, al mismo tiempo transforma al relato en un compendio de escenas sin demasiado desarrollo ni crecimiento dramático.

Es como si los productores hubiesen querido hacer un film de fuerte impacto en la línea de "Sexto sentido" (Cate Blanchett es una viuda con tres hijos que despliega poderes telepáticos y adivinatorios), mientras que el director optó por restringirse a un estudio psicológico con un especial interés en el trabajo de los buenos actores reunidos (hasta el inexpresivo Keanu Reeves sale aquí más que airoso del desafío de hacer un psicópata abusivo).

En "Premonición" hay muchos (demasiados) elementos, pero no aparece un eje sobre el cual construir, sostener y progresar la narración. Mezcla de thriller psicológico, film de terror y película de juicio, en esta historia "conviven" (no siempre armoniosamente) las penurias de la apuntada "bruja" de un decadente pueblo de Georgia (Blanchett), de una esposa golpeada (Hilary Swank, la revelación de "Los muchachos no lloran"), de un joven maltratado por sus padres (Giovanni Ribisi) y de una menor libertina (Kate Hudson), entre muchos otros ejemplos. Es como si se tratara de una película coral, pero en la que todos los personajes pretenden ser solistas, es decir, donde no se percibe la interacción indispensable para conseguir una mínima cohesión y el interés genuino y participativo del espectador.

Así, esta película desperdicia sus múltiples logros visuales (climas exasperantes bien trabajados especialmente en escenas rodadas en pantanos) y el talento artístico de técnicos e intérpretes, para terminar reducida a la exposición del típico interrogante de quién es el asesino en cuestión. Demasiado poco para tantas expectativas y posibilidades creadas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.