De público bullicioso y glotonería audiovisual. Días de cinefilia inquieta