El amor, una excusa para el suspenso