El gran premio de la cocina: la insólita confesión de Santiago, ganador del certamen