Laura Oliva-Omar Calicchio: una pasión con algunos secretos

Protagonizan Ni con perros ni con chicos, obra en la que representan la historia de amor entre Charles Laughton y Elsa Lanchester
Protagonizan Ni con perros ni con chicos, obra en la que representan la historia de amor entre Charles Laughton y Elsa Lanchester Crédito: AFV
Alejandro Lingenti
(0)
30 de abril de 2018  

A mediados de la década del 20, Elsa Lanchester conoció en un rodaje a un joven actor que hacía sus primeras armas en el cine. Su nombre era Charles Laughton y en poco tiempo se transformaría en una figura celebrada y codiciada por los productores de Hollywood. Probablemente, en aquel primer encuentro en Londres ninguno de los dos sospechara la intensa relación que los uniría durante muchísimos años: se casaron en 1929 y mantuvieron ese vínculo hasta que Laughton murió, en 1962. Ya viuda, en su autobiografía, Lanchester reveló que se enteró muy pronto, luego del primer año de matrimonio, de que su marido era bisexual. Para no provocar lo que en aquella época seguramente hubiera sido un escándalo, decidieron ocultar ese detalle y seguir juntos. La historia que vivieron fue larga y tormentosa: trabajaron codo a codo en películas famosas como La vida privada de Enrique VIII (1933) y Testigo de cargo (1957), y se protegieron de cualquier ingerencia exterior con mucha convicción. Elsa era posesiva y hostil con cualquiera que considerara un potencial intruso en su vida de pareja. Todas estas peripecias, y algunas otras, son las que refleja Ni con perros ni con chicos, la obra de Fernando Albinarrate que se estrenó primero en el Cervantes allá por 2015 y ahora aterrizó en el circuito alternativo, con funciones todos los lunes, a las 21, en el Espacio Callejón (Humahuaca 3759).

Omar Calicchio y Laura Oliva están a cargo de los papeles principales de este incisivo musical cuyo elenco completan Federico Coates y Daniela Pantano, dirigidos por Javier Daulte. "Es importante destacar que tanto la escenografía [Alicia Leloutre] como el vestuario [Mini Zuccheri] son los mismos que usamos en el Cervantes. Trasladar una obra de un teatro nacional al Off no implica necesariamente ir a menos -aclara Oliva-. Hace años que el circuito independiente es muy fuerte en Buenos Aires".

Albinarrate escribió la obra pensando en Calicchio como protagonista. Cuando se la acercó, el actor (que también forma parte del elenco de El violinista en el tejado) se entusiasmó de inmediato y se encargó de empujar el proyecto: "Es una historia de amor fabulosa y muy particular -argumenta-. Enseguida llamé a Laura y a ella se le ocurrió convocar a Javier, que nunca había dirigido un musical. Ella estaba trabajando con él en ¿Quién es el Sr. Schmitt?, en el Paseo La Plaza. Y la verdad es que fue un acierto, porque Javier encajó perfecto, nos dio muchísima tranquilidad. Es un profesional con un aplomo impresionante".

Aunque originalmente Albinarrate, quien heredó el fanatismo por Laughton de su propio padre, había pensado en una obra centrada casi exclusivamente en la figura del celebrado actor británico -que también fue el director de una obra maestra del cine, La noche del cazador (1955)-, en algún momento entendió que incorporar con decisión al personaje de Elsa Lanchester iba a potenciarla. El resultado fue un musical donde la elegancia chic del music hall de los años 30 convive con el colorido chirriante de la ópera rock y hasta recrea una escena de Testigo de cargo, el film de Billy Wilder basado en una pieza teatral de Agatha Christie.

"La relación que tuvieron ellos dos fue muy especial -remarca Oliva-. El amor que los unió fue incondicional, aunque muchos puedan pensar que era Elsa la que ponía más, porque cedió e hizo muchas concesiones a lo largo de los años que estuvieron juntos. Al final, los vínculos que sobreviven son esos, los incondicionales", añade.

Si hay algo que fortaleció y dinamizó a Ni con perros ni con chicos es el trabajo de dirección que hizo Daulte. Lo resume Calicchio: "La acción se va desarrollando sin pausas en diferentes escenarios -un camarín de teatro, un set de filmación, la calle, un taxi-. Esa elección fue muy importante para el ritmo de la obra y nos permite lucirnos". Su experiencia en el género es vasta y nació bajo la atenta mirada de Pepe Cibrian: "Me empecé a interesar en el teatro gracias a un amigo que me invitó a ver un espectáculo de Oscar Araiz en el Odeón. El 14 de abril de 1984 -recuerda con precisión- empecé un curso con Pepe Cibrian y, como siempre digo, fueron doce años de colimba con él. Fue intenso, me marcó, me enseñó casi todo sobre esta profesión", completa Calicchio, quien también volverá pronto al Cultural San Martín con la bella comedia musical para chicos Mi perro López, de Gastón Cerana, junto con su gran amigo Gustavo Monje.

A la hora de elegir una influencia, Oliva apunta, por su parte, a Manuel González Gil: "Yo había entrado a su grupo Catarsis como bailarina y él me incentivó para que me hiciera actriz, supo antes que yo que tenía que dedicarme a esto. Conocerlo fue un antes y un después". Hoy disfruta de una agenda cargadísima: Ni con perros ni con chicos, los lunes; Los tutores, en la sala Pablo Neruda del Paseo La Plaza, de jueves a domingos; Lo único que hice fue jugar, de Sebastián Irigo, los martes (también en el Espacio Callejón, ver nota aparte), y Eye y yo, dirigida por Dennis Smith, en la Sala Alberdi del sexto piso del Cultural San Martín, los domingos. Y no se arrepiente: "No me canso porque hago lo que me gusta -asegura-. Creo que no podría hacer ninguna otra cosa... Actuar es muy divertido y muy sanador. Les suelo decir a mis alumnos que la actuación te permite decir cualquier cosa, por más políticamente incorrecta que sea, enfurecerte y mostrar tu parte más oscura, sin censuras. Y encima te aplauden por eso".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.