Un éxito inesperado: la letra no se entiende, pero se impone por la sugestión y la dulzura de la mel. Casero metió un gol en japonés