Hace 30 años, a Juan Luis Guerra le "subía la bilirrubina" y el mundo empezaba a bailar al ritmo de la bachata