La banda que mastica pop para escupir punk

Me first and the Gimme Gimmes y sus extrañas adaptaciones
Me first and the Gimme Gimmes y sus extrañas adaptaciones
Mauro Apicella
(0)
27 de abril de 2018  

La historia del punk y del rock habla más de rebeliones que de las delicias de la vida burguesa. Claro que luego el gran mercado de la música se encarga de meter todo bajo su ala y lo que ayer se rebelaba hoy es parte del sistema (una banda disuelta hace 30 años que regresa a los escenarios para una gira que le deja a cada uno de los integrantes un millón de dólares en el bolsillo).

Lo más probable es que hoy rebelarse signifique hacer música de manera independiente y con una alta cuota de diversión. Esa es seguramente la palabra que impulsó el nacimiento de un grupo como Me first and the Gimme Gimmes, hace un par de décadas. Fue por diversión que varios músicos que formaban parte de distintas bandas del rock "alternativo" y del punk de los noventa se juntaran por diversión y comenzaran a hacer covers con pulso punk de temas de la música pop (desde la década del sesenta en adelante). Así fue como surgió esta banda que mañana pisará suelo argentino para un show a las 19 en El Teatro de Flores.

La banda gira y a pesar de que tiene una base grupal a veces sus integrantes tienen otros compromisos (porque también tocan en Lagwagon, NOFX, Swingin' Utters, No Use for a Name y Foo Fighters) y deben ser reemplazados, por un show, por un tour o por un año completo de actuaciones. La formación comenzó con Spike Slawson (voz), Joey Cape (guitarra y voces), Chris Shiflett (guitarra), Fat Mike (bajo) y Dave Raun (batería). Por cuestiones de camaradería, en 2005, el Bad Religion Brian Baker tomó el lugar de Chris Shitlett, que estaba de gira con Foo Fighters.

Comenzaron en 1995 y, de algún modo, hicieron escuela porque año después empezaron a aparecer los compilados de temas versionados por grupos punk rock. Claro que la consigna de los Me First... no era hacer música propia y cada tanto colar algún cover. Ellos se convirtieron en los grandes reyes del cover punk.

Editaron discos temáticos. Uno de ellos fue dedicado a los musicales y del cine clásico (la versión que hicieron de "Somewhere Over The Rainbow", es una de sus obras maestras; y no es menos interesante el video donde canta Judy Garland -escena tomada de la película El mago de Oz, de 1939- pero la voz que se escucha es la de Spike Slawson.

El abordaje temático les dio buena inspiración y resultados porque desde ese momento buscaron que hubiera una idea que trazara la línea de cada repertorio. Con Blow in The Wind, de 2001, se enfocaron en canciones de los sesenta, con títulos de Dylan (era de esperar que así fuera por el nombre que eligieron para el disco), Los Beatles y Beach Boys. En cambio, cinco años después se volcaron al country, con un álbum que trajo música que había sido estrenada por bandas como Dixie Chicks, o solistas como Garth Brooks y quien hoy es una leyenda del género: Johnny Cash.

Si cualquier tema puede ser versionado, cualquier lugar y momento puede ser apto para grabar y luego publicar un disco en vivo. Fue así que en octubre de 2004 llevaron a las bateas de las disquerías Ruin Jonny's Bar Mitzvah el registro de un concierto que dieron, justamente, en un bar mitzvah y donde no faltan temas tradicionales como "Hava Nagila", en dos versiones, una con mashup de "Come Out and Play", de Offspring y luego con "Feliz Navidad" de José Feliciano.

Entre las mejores versiones de toda su discografía se pueden destacar "I'm a Rocket Man" de Elton John, "Uptown Girl", de Billie Joel, "Hello", de Lionel Richie, la melosa "Mandy" que popularizó Barry Manilow, y el "Karma Camaleon" que grabaron en su último álbum, Are We Not Men? We Are Diva!

Todo parece estar teñido de una importante dosis de ironía (porque surgió en los noventa, porque a primera escucha suena iconoclasta y posmoderno) pero mucho depende de la percepción del oyente. Es cierto que parece una burla verlos vestidos de vaqueros con sombreros, pañuelos al cuello y camisas a rayas para el disco de música country. Sin embargo, cuando llega el momento de subir al escenario, sus integrantes no ofrecen otro discurso que la banda que quiere divertirse haciendo música más allá del género que sea y del modo como la versionan. Ese que, en definitiva, es el que saben.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.