Pavarotti se va, pero deja la puerta abierta

Se despidió de Londres... por ahora
(0)
27 de enero de 2002  

LONDRES (Los Angeles Times).– Las cuatro funciones de “Tosca”, de Puccini, que terminaron esta semana, fueron presentadas como la despedida escénica de Londres, y tal vez de Europa, de Luciano Pavarotti. Pero, como sucede con otras despedidas, ésta también podría dilatarse un poco más.

En recientes declaraciones del tenor italiano, con motivo de su regreso al Covent Garden después de siete años, él parece dejar en suspenso la retirada. “Hasta qué punto es la última representación en el Covent Garden... realmente no lo puedo decir. Sólo voy a disfrutar interpretando a Cavaradossi”, señaló. “Ya sabré yo cuándo mi voz esté lista para la retirada”, dijo el cantante, de 66 años.

A pesar de sus palabras, el director de orquesta español Jesús López Cobos, quien lo acompañó en la ópera de Puccini, reveló al diario ABC que Pavarotti le dijo que se alegraba de que hubiera sido el último que lo dirigiera en “Tosca”.

“Todo el mundo sabe que es la última vez. Lo contrario no sería, por su parte, muy inteligente, porque siempre ha estado en el nivel más alto y ahora no puede mantener las frases, la respiración, aunque su voz siga siendo, como siempre, estupenda”, dijo López Cobos.

Teñidas por el luto

Las cuatro funciones de Londres –junto con la soprano Carol Aness– estuvieron, en buena medida, teñidas por el luto. El 10 de enero, un día antes del estreno, falleció la madre de Pavarotti, y éste viajó a su país para acudir al entierro y para estar cerca de su padre y de su hermana.

“Tuvo una gran carga emocional el primer día. En una pausa, le dije que su madre hubiera estado muy orgullosa de él”, señaló el director de orquesta.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?