Personal Fest, día 2: de las penumbras a la luminosidad