Una fiesta sonora y social

M.I.A. volvió a presentar su combinación de electrónica y música étnica; también brilló Solange Knowles, la hermana menor de Beyoncé
Gabriel Orqueda
(0)
28 de noviembre de 2013  

Más de 30.000 personas asistieron al Planetario el domingo para los shows de M.I.A. y Solange en el marco del festival Movistar Free Music.

"Linda tarde para escuchar música buena, pero me derrito, jajaja." "Qué lindo el de la gorrita roja y musculosa blanca atrás de la torre de sonido :P." Los mensajes vía Twitter de los asistentes al Movistar Free Music se desplegaban en las pantallas de los escenarios durante los intervalos entre shows y daban cuenta de que era un evento social. No es que la música no importara: al tope de la grilla brillaba M.I.A. (se dice emaiei), una de las artistas más influyentes de electrónica y hip hop alternativos de la última década. Su show era el más esperado, pero en las 10 horas que duró la calurosa jornada el público tuvo mucho para escuchar y hacer.

Hubo demostraciones de bikers profesionales, clases gratuitas de origami, mesas de ping pong y una acción de la ONG Mundo Invisible, en la que los asistentes podían armar juguetes para donar. Algunos asistentes participaron también de la Yoga Rave, la versión espectáculo de la fiesta porteña y de éxito internacional que combina meditación y música electrónica.

En lo que respecta a lo estrictamente musical, dentro del Planetario estuvieron los espectáculos audiovisuales Piazzolla Tango 360 y el del multiinstrumentista Axel Krygier, inaccesibles para la mayoría del público por cuestiones de espacio. En el escenario principal estuvo Poncho. El trío electrónico nacional comandado por Javier Zuker presentó su segundo disco, Carnaval .

La verdadera sorpresa de la fecha fue Solange. La hermana de Beyoncé lleva una década de carrera musical en las sombras y, luego de dos discos, parece haber encontrado un nicho de público para desarrollar su particular estilo. Lejos de las superproducciones pop y la ambición radial, lo de la Knowles menor navega por el neosoul, con canciones bailables y de estructuras no tradicionales que hicieron de True , su más reciente EP independiente, uno de los más valorados por la crítica en 2012.

El cierre estuvo a cargo de la estrella M.I.A. Su regreso a Buenos Aires, después de ocho años, viene tras discos consagratorios como Kala , una nominación al Oscar y dos a los Grammy. Con su cuarto álbum, Matangi, reinventó su caótico y frenético collage de ritmos (hip hop, electrónica, dancehall, reggae, noise), que no siempre se tradujo con nitidez en vivo. Esto no pareció importarles a las 50 personas que se subieron al escenario con ella en "Boyz" y no podían dejar de bailar, a pesar del calor y del largo día.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.