Underground Mafia, la cosa nostra del jazz local

La interesante propuesta comandada por el trompetista Francisco Salgado presentó su nuevo álbum en la sala Roseti
Gabriel Caldirola
(0)
26 de julio de 2016  

El cuarteto, en acción
El cuarteto, en acción Crédito: Soledad Aznarez

El viernes pasado, Underground Mafia, el grupo liderado por el trombonista y armonicista Francisco Salgado, presentó su quinto disco, Vol. V, y lo hizo con un concierto en Roseti, una sala ubicada en el barrio de Chacarita que desde hace más de un año da buena acogida a propuestas jazzísticas con firma personal.

Surgido hace cinco años como trío, con Juan Bayón en contrabajo y Hernán Rodríguez en batería (además de la valiosa presencia del ingeniero de grabación Luis Bacqué), la formación de Underground Mafia mutó hacia su segundo trabajo, cuando incorporó a Iván Viaggio en contrabajo, y siguió modificándose hasta llegar al cuarteto actual, integrado por Hernán Samá en saxo tenor y Sebastián Groshaus en batería. Junto a ellos, Viaggio en contrabajo y el propio Salgado en trombón.

El concentrado dúo del guitarrista Juan Pablo Hernández y el saxofonista Rodrigo Domínguez abrió la velada con una propuesta que, desde la guitarra y sus múltiples pedales de efectos, perseguía una arquitectura mínima y racionalista, mientras encontraba en el saxo un abordaje más impulsivo tendiente a formas libres de improvisación.

Llegado su turno, Underground Mafia arremetió con el enérgico "Otro día igual a mañana", segundo tema del disco, en el que dejó claro el funcionamiento del grupo: un ensamblaje sólido de los cuatro miembros que dio pie, sucesivamente, a la emergencia de dúos (primero saxo y batería, después batería y bajo) y, eventualmente, solos. El segundo tema, "Lava plástica", de carácter más abstracto, con la batería y el bajo alineados como base rítmica inestable y el saxo y el trombón entreverados en dibujos aleatoriamente recursivos, consistió en la interpretación espontánea de una partitura gráfica, forma no convencional de notación musical en la que las indicaciones apuntadas en la página permiten ciertas decisiones libres en la ejecución. En "Señor Anderson" (presumiblemente un homenaje al trombonista Ray Anderson) batería y trombón evocaron, oblicuamente, el espíritu de las bandas de bronces de Nueva Orleans, para dar lugar, en "Araña Psi", a una improvisación sostenida en lo rítmico por Viaggio y Groshaus. A lo largo de seis composiciones firmadas colectivamente, el cuarteto, con una formación sin un instrumento que brindara una base armónica, se arrimó, sin vacilación, a zonas de riesgo en improvisaciones con pautas no constrictivas, manteniendo siempre secciones escritas como puerto de partida y de arribo en las que, por lo general, los cuatro elementos exponían el tema.

Recientemente editado por el sello independiente Kuai Music -dedicado a la difusión de algunas de las propuestas más singulares del jazz local-, el quinto volumen de este grupo atípicamente liderado por un trombón demuestra gran consistencia, tanto en lo compositivo como en las improvisaciones colectivas que registra, que en vivo alcanzan momentos de gran intensidad.

Desde el consenso de un lenguaje compartido por afinidades electivas o por una formación en común (con foco en el Conservatorio Manuel de Falla), una forma saludable de endogamia en la escena argentina de jazz propicia que se produzcan múltiples entrecruzamientos, en ocasión de conciertos, discos o festivales, en los cuales los aportes individuales de cada músico enriquecen el dispositivo sofisticado de diálogo que constituye el jazz. Activos en numerosos proyectos simultáneos, los músicos que integran Undeground Mafia participan de dicha conversación musical, con una contribución nada desdeñable.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?