¿Nicolás Repetto, un nuevo farsante?