Mariana Genesio y la aceptación de su familia: "Me adelantaban un futuro oscuro"

Mariana Genesio y la aceptación de su familia: "Me adelantaban un futuro oscuro"
Mariana Genesio y la aceptación de su familia: "Me adelantaban un futuro oscuro" Crédito: Instargam
(0)
26 de abril de 2020  • 01:25

Este sábado por la noche, en PH: Podemos Hablar, Mariana Genesio se animó a compartir públicamente una dura conversación que tuvo con su papá en la adolescencia. La actriz explicó cómo fue el proceso de aceptación de su familia cuando decidió asumir ante ellos que era trans, desde el apoyo de su abuela hasta la preocupación de sus padres.

"Es algo paulatino. Se manifiesta primero en la infancia, yo lloraba porque quería ser nena y no nene", dijo cuando Andy Kusnetzoff le preguntó a que edad fue consciente de quién era. "Cuando era adolescente mis padres se fueron a vivir a Tucumán, pero como yo como estaba en el medio del ciclo lectivo me quedé con mi abuela, que me acompañaba bastante, en Villa Carlos Paz. Cada vez que mis papás me veían me preguntaban '¿qué te hiciste?', porque de repente aparecía con las cejas depiladas".

Según relató Mariana, a pesar de que sus progenitores eran jóvenes (cuando ella nació su mamá tenía 15 y su papá 19), les costó mucho aceptarla. "Tuve una conversación muy incómoda con mi papá cuando tenía 17 años. Una mañana me levanta y me dice: 'Vamos a desayunar'. Yo arranqué con miedo, porque era raro ir los dos solos", relató. "En ese momento él estaba muy cerrado, le parecía que era una enfermedad que había que tratar. Le preocupaba mucho que tenga una vida marginal, que es lo mismo que le preocupa a todas las personas que tienen en su familia a alguien trans".

"Yo lo enfrente y le dije: 'Soy así, no voy a cambiar'. En el fondo, fue una herida bastante grande, porque no solo no me aceptaban, sino que me adelantaban un futuro oscuro, que me iba a ir mal si seguía este camino", confesó.

También habló de su decisión de venirse a Capital Federal y de lo difícil que fue en un comienzo. "Primero tuve que pelear por la aceptación de mis padres, mis amigos y la facultad, pero siempre tuve la suerte de tener una abuela que me bancaba. Un día armé mi bolso y me vine a Buenos Aires, pero la pasé pésimo".

"Primero fui a la casa de unas tías. Una de ellas era evangelista. A pesar de ver mi bolso con plumas y lentejuelas, me trataban como varón; me querían cambiar. Un día me dijeron que Dios me había mandado ahí por algo, que me iban a llevar a la Iglesia. A la mañana siguiente agarré mis cosas y me fui a una pensión", recordó.

Si bien al comienzo fue difícil, Mariana quiso aclarar que hoy en día sus padres la aceptan tal como es y están muy orgullosos de ella. Por este motivo, a la hora de prender una vela en homenaje a alguien, la actriz eligió a las personas que le dieron la vida.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.