Play & rec

Diego Batlle
(0)
21 de octubre de 2000  

La eternidad y un día (Grecia-Italia-Francia/1998), de Theo Angelopoulos, con Bruno Ganz, Isabelle Renauld y F. Bentivoglio. Editora: AVH.

En medio de una violenta polémica, este ambicioso melodrama romántico-existencial del griego Theo Angelopoulos ("La mirada de Ulises") se quedó hace dos años con la Palma de Oro del Festival de Cannes.

Algunos vieron en este film una apuesta por una poética insuperable, una mirada excelsa a los grandes males de este mundo (las guerras étnicas, el maltrato a la niñez, la soledad, la muerte), mientras que otros lo tomaron como otro despropósito de este realizador egocéntrico y megalómano, que abusa de interminables planos-secuencia y de un off retórico. La polémica está planteada.

Teatro de guerra (Italia/1998), de Mario Martone, con Andrea Renzi, Anna Bonaiuto e Iaia Forte. Editora: C &V

El director napolitano Mario Martone describe en esta película el complejo proceso de gestación de una obra experimental por parte de un grupo de teatro semiprofesional que se forma en esa ciudad del sur de Italia.

En esta película apenas correcta y algo morosa, un actor decide dedicarse a montar y dirigir una obra para ser representada en la ciudad de Sarajevo, en medio del conflicto bélico de la ex Yugoslavia (la película está ambientada en 1994). En medio de obvias alegorías políticas, lo mejor es la descripción de los conflictos internos de la compañía.

Mumford (Estados Unidos/1999), de Lawrence Kas-dan, con Loren Dean, Alfre Woodard, Ja-son Lee y Hope Davis. Editora: Gativideo

Esta inteligente comedia coral sobre las desventuras profesionales y afectivas de un falso psicólogo que llega al pueblo de Mumford se estrenó en la Argentina en pocas salas y con escasa promoción, pero -afortunadamente- se convirtió en un pequeño gran éxito de público.

Kasdan, uno de los últimos directores clásicos de Hollywood y a la vez un exquisito escritor de diálogos y situaciones siempre filosas, regresa con "Mumford" al esquema de anteriores films suyos como "Reencuentro" o "El corazón de la ciudad".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.