Coronavirus: En España el público irá al teatro con barbijo

En España, el público irá al teatro con barbijos
En España, el público irá al teatro con barbijos Crédito: Teatros del Canal
Laura Ventura
(0)
6 de mayo de 2020  • 18:46

MADRID.- El show debe continuar. La pregunta es cuándo: ¿el 25 de mayo o el 15 de junio? Una mesa de diálogo integrada por representantes de la comunidad madrileña y empresarios teatrales trabaja en esta incógnita que se resolverá la semana próxima. El horizonte no es muy distante y el modo de regresar a la denominada "nueva normalidad" plantea varias dudas en España. Algunos teatros anunciaron que impondrán el uso obligatorio de barbijos a los espectadores, mientras se gesta la elaboración de un protocolo en común en Madrid. Una segunda mesa de diálogo trabaja en estas directivas. Mientras, el gobierno anunció una partida de 38 millones de euros para paliar la crisis de un sector ya de por sí vulnerable.

La reapertura de los teatros españoles debería producirse a partir del 25 de mayo , cuando culminase la "fase 1" del confinamiento para contener al Covid-19 [comenzará el lunes 11 de mayo] y se diese inicio a la "fase 2". Sin embargo, la presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (del Partido Popular, opositor al gobierno nacional), considera que su jurisdicción aún no está lista para la denominada "desescalada" que propone el presidente Pedro Sánchez.

A través de la delegada de Cultura y Deporte madrileña, Andrea Levy, se les comunicó esta postura a los representantes del teatro comercial y oficial. Estas últimas salas subirán el telón a mediados de junio y se busca que los teatros privados acompañen esta medida en un inicio coordinado y simultáneo. Con este motivo se celebran dos mesas de diálogo que trabajan para fijar el calendario común de las salas y el modo en el que deberá producirse este retorno.

Lehman Trilogy, obra que se va a montar en Teatros del Canal, en junio
Lehman Trilogy, obra que se va a montar en Teatros del Canal, en junio

El teatro se ha convertido, ahora que se ha controlado la pandemia, en una cuestión de notable interés político. Incluso el partido de extrema derecha, Vox, luego de que Levy anunciara la labor de las dos mesas ad hoc, expresó que el teatro es una "cuestión de Estado" y que se debe trabajar en una "campaña política para que los españoles regresen a las salas sin miedo".

La capacidad de sala también es un enigma para los realizadores teatrales. Los empresarios teatrales privados rechazan presentar sus espectáculos con un tercio del aforo de la sala, tal como lo propone el gobierno nacional y en esta posición son respaldados por el gobierno madrileño. En el caso de los gastronómicos, los trabajadores de la hostelería le ganaron el pulso al gobierno nacional quien proponía autorizar como máximo una capacidad del 30% en los locales a partir del 11 de mayo. Los bares y restaurantes podrán recibir un 50% de su aforo declarado.

Las condiciones del regreso son un tema central y la directora de los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid, la coreógrafa Blanca Li, ha anunciado que en cuanto se reabran las puertas de las salas, el complejo que comanda hará obligatorio el uso de barbijos para todos los espectadores. ¿Qué resolverán los demás empresarios?

Los trabajadores de las artes escénicas, distribuidos en las áreas de teatro, circo, música y danza, fueron notificados ayer de una ayuda de 38 millones de euros que recibirá el sector, así como, mediante un decreto, un acceso extraordinario a la prestación por desempleo. "El 45% de los contratos de trabajo del sector artístico, muy especialmente en las artes escénicas y la música, son de obra y servicio, es decir, poseen un carácter intermitente y discontinuo. Este Real Decreto-Ley responde a una demanda histórica del sector al reconocer esta intermitencia laboral y la especial vulnerabilidad de los trabajadores del sector cultural, muchos de los cuales no han podido beneficiarse de los mecanismos de cobertura establecidos hasta la fecha", sostiene la medida conocida el martes.

El verano le pisa los talones al teatro y, durante estos meses, julio y agosto en particular, la actividad, con excepción de los festivales, se paraliza casi por completo. Pero ¿ocurrirá lo mismo en esta próxima estación donde el éxodo turístico tampoco será semejante al de otros años? La casa de los espíritus , en el Teatro Español, o El chico de la última fila , de Juan Mayorga, dirigida por Andrés Lima, son algunas de las producciones que se estrenarían en las próximas semanas. ¿Qué hará el público en la "vuelta a la normalidad"? ¿Cómo será aplaudir con guantes de látex?ß

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.