Teatro. Los Sutottos, cuando la máscara de la risa encubre la tragedia humana