Estreno. Cuando se debe jugar a ser Dios