Teatro. Dolor y guerra, también dulzura