Un glam-rock transgénero