Clásica. Un pianista en el reino de las libertades