El drástico dilema de Juntos por el Cambio: ser oposición o ser opción de poder