srcset

Viajes Living

Arte y vanguardia. Tres hoteles de diseño que ofrecen mucho más que descanso

Mariana Kratochwil
Inés Marini
(0)
25 de febrero de 2020  • 00:12

Nos despedimos del finde largo soñando con destinos donde descansar y disfrutar. Los invitamos a recorrer tres hoteles de diseño que se relacionan íntimamente con sus ciudades , y que visitamos en nuestros viajes de tendencia: Alexandra , un muestrario de la creatividad danesa y de lo mejor del diseño escandinavo ; Nhow , reflejo del espíritu vanguardista de Milán ; y 25hs Bikini Berlín , emplazado en un edificio modernista, ícono de la ciudad.

Sueño de coleccionista: Hotel Alexandra, Dinamarca

Si había un tema para la fiesta en Copenhague , era el de la época de oro del Modern Danish . Y el Alexandra es el único hotel boutique que recogió el guante. La tarea fue exigente: no compraron modelos de producción masiva ni pusieron el mismo cuadrito cuarto por medio. En sus 61 habitaciones hay piezas auténticas o de ediciones limitadísimas que convidan la alegría de usarlas con naturalidad.

Un detalle del lobby con sofás vintage de Finn Juhl.
Un detalle del lobby con sofás vintage de Finn Juhl. Crédito: Daniel Karp

"La idea del hotel de diseño surgió cuando vimos algunas piezas que quedaron del anterior. Empezamos a comprar ese tipo de muebles y a reemplazar los existentes. Como nos picó el bichito del coleccionismo , nos asesoramos con especialistas de la facultad de arquitectura, y salimos a buscar con otro ojo", nos contaba Jeppe Mühlhausen, director general.

Suite de Arne Jacobsen

"La de Arne Jacobsen es la suite más solicitada. Pero, en todas, la propuesta es la misma: sumergirse en esa época dorada que produjo una generación única".

En la suite de Arne Jacobsen (1902-1971), no podían faltar sus archifamosos sillones 'Egg' ni 'Swan', acá en cuero; su mesa baja con idéntica base ni la gran bestseller, la 'silla 7', en blanco, junto al escritorio.
En la suite de Arne Jacobsen (1902-1971), no podían faltar sus archifamosos sillones 'Egg' ni 'Swan', acá en cuero; su mesa baja con idéntica base ni la gran bestseller, la 'silla 7', en blanco, junto al escritorio. Crédito: Daniel Karp

Varios escenógrafos nos ayudaron con la ambientación, la atmósfera. Hay una visita al pasado, pero presentado de una manera luminosa y actual
Jeppe Mühlhausen

Suite de Verner Panton

La suite dedicada a Verner Panton es un bombazo de energía y color. Todo listo para despegar hacia el optimismo futurista de los 60.

Con el potente campo magnético de la era espacial y del arte pop que reina en esta suite también colaboran otras obras de Panton, como los revestimientos de acrílico detrás de la lámpara de pie 'Panthella'; los hipnóticos motivos geométricos en mantas, alfombras y tazas, y las lámparas colgantes.
Con el potente campo magnético de la era espacial y del arte pop que reina en esta suite también colaboran otras obras de Panton, como los revestimientos de acrílico detrás de la lámpara de pie 'Panthella'; los hipnóticos motivos geométricos en mantas, alfombras y tazas, y las lámparas colgantes. Crédito: Daniel Karp

Suite de Finn Juhl

El equipamiento: sillón 'FJ 01', sofá 'FJ 02', la mesa con sus característicos cajones sin tirantes, enmarcadas por elegantes cortinados y moquette grises.
El equipamiento: sillón 'FJ 01', sofá 'FJ 02', la mesa con sus característicos cajones sin tirantes, enmarcadas por elegantes cortinados y moquette grises. Crédito: Daniel Karp

"Un día recibí una llamada increíble: la mujer de Finn Juhl nos ofrecía en préstamo su cama matrimonial para esta suite. La tuvimos durante ocho años, hasta que se creó el museo dedicado a él y la enviamos para allá", recuerda el director del Alexandra, mientras confiesa, sottovoce, que Juhl (1912-1989) es su favorito.

Único estilo: Nhow Milano, Italia

En el barrio milanés de Tortona está el hotel Nhow Milano , en el que cada objeto es de autor, colorido y juguetón y el arte se manifiesta de las maneras más irreverentes, en sintonía con una ciudad que marca el ritmo de las tendencias de diseño con su afamado Salone del Mobile.

Lluvia de luz desde las lámparas de acrílico, fluido diseño del estudio de Matteo Thun, a cargo del proyecto y el interiorismo.
Lluvia de luz desde las lámparas de acrílico, fluido diseño del estudio de Matteo Thun, a cargo del proyecto y el interiorismo. Crédito: Daniel Karp

"El hotel abrió en 2006, pero su modo de presentarlo hace que siga pareciendo nuevo. Pocos años atrás abrieron cerca de aquí instituciones como el Mudec (Museo de las Culturas), Base y Armani/Silos; así que lo que en su momento pareció una movida audaz, fue acertadísima", nos explica Elisabetta Scantamburlo, su directora de arte.

Los tonos alegres también están en los sillones del lobby, que se arma y desarma.
Los tonos alegres también están en los sillones del lobby, que se arma y desarma. Crédito: Daniel Karp

Cambiamos de cara por lo menos tres veces al año. Nuestros clientes vuelven porque el buen servicio es permanente, pero también porque saben que, cada vez, encontrarán un hotel nuevo
Elisabetta Scantamburlo

"Desde la iluminación y los asientos hasta la grifería, todos los elementos que componen los dormitorios son obras de reconocidos diseñadores".
"Desde la iluminación y los asientos hasta la grifería, todos los elementos que componen los dormitorios son obras de reconocidos diseñadores". Crédito: Daniel Karp

En el corredor de entrada, la demostración de que las sillas 'Spun' de Thomas Heatherwick son un trompo para usar. Al lado, las terrazas encendidas con las decenas de colores de estos sofás estilo Luis XV hechos en plástico reciclado por Design of Love.
En el corredor de entrada, la demostración de que las sillas 'Spun' de Thomas Heatherwick son un trompo para usar. Al lado, las terrazas encendidas con las decenas de colores de estos sofás estilo Luis XV hechos en plástico reciclado por Design of Love. Crédito: Daniel Karp

"La intención es despertar la curiosidad de nuestros huéspedes para que recorran todos los espacios. El criterio general para seleccionar las obras es que sean alegres, irónicas, 'tocables' y envolventes".

Jugla urbana: Hotel Bikini Berlin, Alemania

Para el hotel 25hours Bikini Berlin, el diseñador Werner Aisslinger propuso un concepto que surge de su ubicación única y de la personalidad misma de la ciudad : la jungla urbana y la natural, mezcladas con historia viva y cultura creativa.

Desde esta terraza inferior sale otra alargada que de un lado bordea el zoológico, exactamente en la parte donde están ubicadas las jaulas de los monos. De ahí el nombre del "Monkey Bar".
Desde esta terraza inferior sale otra alargada que de un lado bordea el zoológico, exactamente en la parte donde están ubicadas las jaulas de los monos. De ahí el nombre del "Monkey Bar". Crédito: Daniel Karp

El hotel está frente a un largo edificio (que hoy contiene oficinas y un shopping), construido en los años 50, en plena reconstrucción de la ciudad, sobre pilotes para dejar pasar el tráfico y con un piso despejado, que dejaba pasar la luz. Esa división lo hacía parecer de "dos piezas", y así fue como se lo empezó a llamar 'Bikini' , prenda que se puso de moda por esos años.

Check in en Bikini Hotel.
Check in en Bikini Hotel. Crédito: Daniel Karp

"El objetivo fue capturar el estilo de vida de Berlín. La gente que viene siempre está buscando su lado improvisado, el rompecabezas incompleto. Este hotel es súper revolucionario: pasa tanto más allá de dormir", dice Werner Aisslinger.

La entrada apta para todo público lleva hasta el piso 10, donde están el Monkey Bar y su codiciada terraza, y el restaurante Neni. Un viejo Mini de 1959 se convirtió en "mostrador".
La entrada apta para todo público lleva hasta el piso 10, donde están el Monkey Bar y su codiciada terraza, y el restaurante Neni. Un viejo Mini de 1959 se convirtió en "mostrador". Crédito: Daniel Karp

"Además de la atmósfera y la vista, el gran éxito del Monkey Bar tiene que ver con nuestra regla 'venite como estés': no se 'selecciona' a la gente en la entrada. En vez de un bar de hotel, cerrado, es bar de la ciudad, donde locales y visitantes pueden encontrarse", cuenta Francesca Schiano, directora de eventos

Los peldaños con almohadones a lo largo de la parte trasera de la barra aseguran que más personas tengan vista preferencial al espectáculo que ofrecen las 200 hectáreas del parque Tiergarten.
Los peldaños con almohadones a lo largo de la parte trasera de la barra aseguran que más personas tengan vista preferencial al espectáculo que ofrecen las 200 hectáreas del parque Tiergarten. Crédito: Daniel Karp

"Para nosotros es crucial ser relevantes, auténticos. Este edificio habla de la posguerra en Berlín, está frente a íconos de la ciudad y elegimos para ambientarlo a un estudio de diseño berlinés" Christoph Hoffmann, CEO de la cadena 25hours.

La ambientación de las habitaciones -y del hotel en general-, le escapa al lujo que inhibe. La intención es de informalidad y sorpresa, de reproducir un poco ese collage que es Berlín.
La ambientación de las habitaciones -y del hotel en general-, le escapa al lujo que inhibe. La intención es de informalidad y sorpresa, de reproducir un poco ese collage que es Berlín. Crédito: Daniel Karp

Los vecinos de cada día: el renovado edificio Bikini; el legendario cine Zoo Palast; la estación del Zoo, que conecta con toda la ciudad, la avenida Kurfürstendamm, para cansarse de hacer compras; y la soberbia e inquietante Iglesia Memorial (ver visitberlin.de/es).

La gran pantalla hecha de libros pertenece a una edición limitada de Aisslinger, que en esta ocasión la armó, lógicamente, sólo con libros de jardinería.
La gran pantalla hecha de libros pertenece a una edición limitada de Aisslinger, que en esta ocasión la armó, lógicamente, sólo con libros de jardinería. Crédito: Daniel Karp

En el restaurante Neni, un rincón verde con espíritu de laboratorio: cultivo y elaboración de los alimentos en el mismo espacio.

El piso elevado del invernadero -equipado con sillas de Aisslinger para la firma italiana Moroso- permite que desde el centro también se disfrute de la vista.
El piso elevado del invernadero -equipado con sillas de Aisslinger para la firma italiana Moroso- permite que desde el centro también se disfrute de la vista. Crédito: Daniel Karp

"Para seguir con el tema de la jungla, en el medio del restaurante armamos un invernadero, hecho con partes rescatadas de varios muy antiguos".

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.