Cómo hacer arreglos florales y un árbol de Navidad con plantas silvestres

Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas
(0)
13 de diciembre de 2018  • 12:20

Se acercan las Fiestas y en el jardín o simplemente en la banquina de un camino están las especies silvestres que necesitamos para hacer arreglos que decoren la mesa con el atractivo poder de toda su belleza y simplicidad. El florista Federico Sánchez presenta propuestas 4 propuestas clásicas y sencillas.

Ramo con técnica de espiral

Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Materiales: Scabiosa atropurpurea rosada, espigas de trigo, kinotos, centaurea azul, biznaga, palitos de brochete, hilo de coser reforzado, recipiente de vidrio. La técnica de espiral arranca uniendo los primeros elementos y atándolos con hilo de coser para que no se desunan; previamente, pinchar los kinotos en los palitos.

Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Continuar incorporando las flores en diagonal (a 45°) y dando un cuartito de giro, siempre ajustando con el hilo, atando y haciendo un nudo para que no se desarme y vaya tomando la forma deseada. Una vez que está completo, atar bien firme con algún elemento como rafia, hilo de yute o cinta. Luego, emparejar los tallos. Podemos apoyarlo sobre una base de vidrio con agua hasta arriba para que todos los tallos puedan hidratarse.

Consejo: Limpiar los tallos de hojas y dejarlos bien largos, ya que tienen gran protagonismo en este diseño.

Corona navideña

Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Materiales: Tallos de trigo verde para la estructura, espigas de trigo, cardo común, eucaliptos (Eucalyptus cinerea), phalaris, dipsacus, hilo y tijera.

Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Se cortan los tallos de trigo a la misma altura y se empiezan a atar. Esto se puede reemplazar con restos de poda o ramas finitas, que se atan formando la corona. Sobre la estructura se empiezan a atar ramitos en pequeños grupos. Se repiten en toda la circunferencia y luego se van intercalando en las ataduras con diferentes flores o espigas, tratando de lograr un balance de formas y colores. En la mesa se puede usar con una vela en su interior.

Consejo: Puede usarse para la puerta o para centro de mesa. Es la versión de la clásica de coníferas, pero con los elementos de nuestro jardín y banquinas.

Centro de mesa

Materiales: Scabiosa atropurpurea rosada, espigas de trigo, centaurea azul, biznaga, corona de oasis (hidratada previamente, 10 minutos sumergida en agua sin presionar), musgo, horquillas de alambre.

Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Sobre la corona hidratada vamos colocando las flores y espigas, dando un ritmo y movimiento combinando colores y follajes. Una vez dispuesto todo el material, recubrir la parte interna y la externa con musgo. Esto le proporciona al conjunto una linda terminación y una textura diferente.

Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Consejo: Estos centros de mesa resultan ideales para una mesa de estilo rústico.

Árbol navideño

Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Materiales: Base de hierro con aros de diferentes diámetros, unidos por cuatro largueros de planchuelas soldados con una estrella de hierro. Se puede mandar a hacer con un herrero.

Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Colocar el árbol en su lugar y enroscar ramas flexibles de Akebia quinata sin hojas, que dan una trama con efecto de transparencia. Agregar tubos de ensayo atados con alambre a la estructura, con agua y flores de color blanco. Se completa con una guirnalda luces de led que suma encanto por la noche.

Consejo: La proporción ideal para dar impacto es un 30% de flores y un 70% de la estructura del árbol.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.