Con nombre y apellido

Sofía Sánchez Barrenechea
(0)
22 de marzo de 2015  

Primera fila de Valentino con Olivia Palermo y Rachel Zoe
Primera fila de Valentino con Olivia Palermo y Rachel Zoe

Siguiendo el tema de hace un par de semanas sobre protocolos y costumbres en el mundo de la moda, otro que me parece interesante abordar es el de los saludos… El mundo de la moda es muy chico, pero lleva tiempo acordarse de las caras de la gente y sus respectivos nombres. Por eso cuando saludo a alguien a quien no estoy segura si conozco o no, trato de sonreír y decir bueno verte.

En mis primeros años en la industria muchos no se acordaban de mi cara, por más de que nos hubieran presentado más de 15 veces. Hace poco, una estilista muy importante, después de una larga y divertida fiesta, me confesó que ella me había ignorado durante años a propósito y que siempre supo mi nombre. Me reí de su ridiculez, pero como ella lo dijo, sonó hasta gracioso y válido, me estaba haciendo pagar derecho de piso…

Cada vez que llego a cualquier evento, siempre me presento con nombre y apellido, más allá de que los de la puerta siempre tienen un cheat sheet, un machete con fotos y nombres de los invitados. Los fotógrafos de la primera fila también reciben un cheat sheet de las marcas, con el listado de las personas que asistirán y de las cuales quieren sus fotos, ya que fueron vestidas exclusivamente para el evento, y en algunos casos, pagaron para que asistieran (y por supuesto les enviaron peluquero, maquillador, chofer, flores y regalos). Los hoteles y restaurantes de moda utilizan el mismo mecanismo para reconocer a sus invitados VIP (o EIP, extremely important people, personas extremadamente importantes) y, de esta manera, evitan hacerlos esperar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.