(0)
17 de mayo de 2019  • 00:00

Se acerca la estación más cozy del año. La tibieza de los rayos del sol se transforma en un clima fresco, con árboles cambiantes, hojas vistiendo las veredas y días que invitan a disfrutar de la vida indoors. Es en este momento en que el desayuno toma aún más relevancia que en el resto del año. De éste depende nuestra energía para arrancar el día.

De hecho, nutricionistas y médicos repiten a coro que el desayuno es la comida más importante del día. Simple: luego de muchas horas sin ingerir ningún alimento, el cuerpo necesita energía para activarse.

Entre los argentinos hay una fórmula que no falla: café con medialunas. De trasfondo cultural -se dice que llegó a nuestros páramos en la época de las colonias, pero fue popularizado con las oleadas inmigratorias de italianos y españoles en el país-, también tiene un sustento nutricional, ya que es conocido por ser un gran antioxidante, pero además porque está comprobado que el café, gracias a la cafeína, mejora la concentración y el rendimiento físico, a la hora de ejercitar, por eso es considerada la infusión perfecta para comenzar el día.

Y así, como en otros puntos del planeta, la primera comida del día incluye huevos revueltos, cereales, panqueques y embutidos, el desayuno local, a lo largo de los años, es protagonizado por una buena taza de café, con unas esponjosas medialunas, la versión argentina de las francesas croissants, que lleva ese nombre gracias a su forma.

Pero también, nuestro desayuno actual está ligado a algunas costumbres que importamos de otras latitudes, especialmente de países como Estados Unidos. Una de ellas es el take away o coffee to go, una tendencia que llegó hace algunos años al país y se naturalizó al punto que hoy es posible ver multitudes -en la calle, en el subte, en la entrada de las universidades y de los edificios del Microcentro porteño, en el parque o en el auto- con su café en mano. Otro de los hábitos importados, que rápidamente ganó adeptos locales, es la posibilidad del refill. La segunda vuelta es siempre bienvenida por los amantes del café.

Un gusto indulgente

La gran tendencia del café´ en el mundo tiene sus anclas en percibir a esta infusión como oro negro, un lujo democrático que debería estar al alcance de todos.

Pero, según un estudio realizado por la consultora Kantar Insights, cerca del 56% de los argentinos han recortado el gasto de salir a desayunar afuera de sus casas a un lugar que era parte de su rutina. Aunque también queda reflejado que el 52% de la muestra ha tomado un café como salida en los últimos tres meses.

Con el objetivo de acercarse a más personas, con precios verdaderamente accesibles, es que McDonald's lanzó una nueva promoción para su Café, Latte o Capuchino. Un placer matutino, que se puede concretar a 25 pesos y con la posibilidad de una segunda vuelta gratis. La oferta está disponible todos los días, en todos los locales del país, de 7 a 11, e incluye la posibilidad de sumar una medialuna a 40 pesos o dos medialunas a 55 pesos. Un ritual muy argentino, con precios amables y al alcance de todos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.